Según informa el diario catalán Ara, algunos accionistas de Freixenet, una de las muchísimas compañías de cava catalán que tienen su sede en Sant Sadurni d’Anoia, quieren dejar la empresa y vender su paquete de acciones a terceros. Ello ha llegado a oídos de muchas empresas de todo el mundo. La más interesada es la alemana Henkell, que ha presentado una oferta y viene apadrinada por el Vicepresidente financiero de Freixenet, Enrique Hevia.

Han llegado tres ofertas más, al saberse lo contado anteriormente. El diario Ara se ha enterado, aunque no se han dicho nombres, que una es una empresa asiática, otra americana y la tercera europea.

Anuncios
Anuncios

Henkell es quien más parece que se llevará las acciones vacantes, pero nadie dice que eso sea definitivo.

El 100 % de las acciones es de las tres familias que se las reparten. Los Ferrer Noguera son una de ellas, con un 42 %. Han dicho que pase lo que pase, seguirán en la empresa. De ella son el Consejero Delegado, Pere Ferrer, hijo de Josep Ferrer, Presidente de Honor de Freixenet.

Los Hevia Ferrer son quienes quieren marcharse, y por ello Enrique Hevia, uno de los accionistas, apadrina la posible llegada de los alemanes de Henkell. Tienen un 29 %. La tercera familia son los Bonet Ferrer, primos de la segunda, y también con un 29 %. No parece que estos vendan sus acciones. Josep Lluís Bonet lidera este grupo, y todavía no se ha manifestado qué hará.

Henkell habría propuesto que para entrar en Freixenet, tendría que tener un paquete de acciones mayoritario, aunque dicen fuentes de la empresa alemana que estarían dispuestos a negociar entrar con un paquete minoritario.

Anuncios

Los Ferrer, no obstante, quieren evitar que Freixenet sea controlada por extranjeros o por alguien ajeno a las tres familias y quieren hacer lo que sea para conservar las acciones. Incluso se habla de pedir un crédito a los Bancos o comprar parte de las acciones que ya no tengan dueño, con tal de que siga siendo de quienes la fundaron. Freixenet cumplió 100 años en 2014.

Muchos creen que con un inversor extranjero, Freixenet podría llegar más fácilmente que ahora a los mercados de todo el mundo, pese a que la compañía popularizó durante años, desde 1977, los famosos anuncios televisivos navideños de “Carta Nevada, Bouquet Freixenet”, con las famosas chicas-burbuja (vestidas de arriba abajo con trajes dorados, color del cava) y con invitados de cualquier país, la mayoría mundialmente famosos, que tenía que pronunciar unas palabras, en castellano o en catalán, invitándonos a brindar. Hemos visto desde Paul Newman a Don Johnson, pasando por innumerables invitados/as del país como Penélope Cruz, Gabino Diego o David Bisbal.

El interés de vender esas acciones a Henkell es, según se dice, una visión estratégica de Freixenet, para mercados como el alemán, donde venden mucho, la tercera en espumosos, y mucha más cantidad de botellas que en el Estado español.

Anuncios

Se estudiará, sigue diciendo Ara, la forma de presentar información de la empresa a los inversores, para proteger determinadas cuestiones sensibles, teniendo en cuenta que Henkell también es competidora de Freixenet en Alemania. El precio total de la empresa que se podría proponer es de 500 millones de euros. #Crisis #Cataluña #La economía hoy