Tener un accidente de tráfico grave donde se produzcan lesionados de consideración conlleva una serie de consecuencias para los que las sufran que en muchos de los casos puede ser de por vida, desde casos de invalidez a tetraplejía, coma vigil, amputaciones de miembros o casos en los cuales la rehabilitación puede llevar años o incluso las mismas pueden ser de por vida.

Desde el Centro del Accidentado, su director, Abelardo Moreno daba la noticia a los medios, con la entrada en vigencia de la nueva Ley, aquellas personas que sean víctimas de #Accidentes de tránsito se verán favorecidos  pues hasta el momento las compañías aseguradoras corrían con los gastos de Seguridad Social y los gastos médicos que ocasionaban los accidentados  hasta que los mismos lograban una estabilidad en sus lesiones.

Anuncios
Anuncios

Moreno puntualiza que las aseguradoras tendrán que afrontar económicamente los gastos de asistencia futura que ocasione el accidentado, pero “no todos los gastos”, el director concreta que los mismos se refieren a casos como lesiones medulares, amputaciones, casos vegetativos crónicos, posibles colocaciones de prótesis o secuelas neurológicas graves o muy graves o en caso de coma vigil.

Ley con máximos avances sí, pero no lo suficiente

El Centro del Accidentado ponía cifras concretas a la nueva Ley a través de ejemplos, existen limitaciones de un máximo de 9.500 euros por año para los casos de rehabilitación, entre los que destacan secuelas neuropsicológicas, impedimentos motrices temporales o crónicos, secuelas de lenguaje, al tiempo que la indemnización por supuestos percibirán 5.850 euros anuales como máximo.

Anuncios

Por tanto, las aseguradoras tendrán que pagarle de por vida los gastos que tengan este tipo de lesionados, aunque siempre dentro de los límites dispuestos en la nueva Ley, los accidentados que sufran estados vegetativos, tetraplejias y que necesiten atención domiciliaria o ambulatoria, tendrán una compensación anual por parte de las compañías de un importe de hasta 13.500 euros.

Otro de los aspectos a resaltar de la nueva Ley es que el accidentado o su familia en el caso que este no pueda decidir por él mismo, podrán escoger si las prestaciones de asistencia sanitaria que necesitan se puedan hacer en los centros privados con los que se hayan suscrito conciertos públicos de salud o bien en centros sanitarios públicos.

Moreno comenta que desde el Centro se esperaba más ya que en otros países el avance en los derechos que tienen aquellas víctimas de accidentes ha tenido en los últimos años avances muy significativo, por tanto piensan continuar luchando para que los mismo alcancen la cobertura que tienen por ejemplo en el Reino Unido, Francia o Italia.

  #Gobierno #Calidad de vida