Es muy común considerar al perro el mejor amigo, y no falta razón, porque si algo caracteriza este animal es que es fiel, obediente y leal a su dueño. El perro aparte de ser mascota puede realizar funciones muy importantes, como por ejemplo ser guía de personas invidentes. Desde la antigüedad existe el perro-guía, o también llamado perro lazarillo o perro de asistencia. En España actualmente hay unas 1000 personas utilizando perro-guía como auxiliar de movilidad. Entre estas mil personas, están la madrileña Ana Peña y la sevillana Ana Sánchez.

Ana Peña Ávila, quiromasajista madrileña de 27 años, tiene una discapacidad visual del 85%.

Anuncios
Anuncios

Es usuaria de una perra guía llamada Esparcol desde hace medio año, nos cuenta por que solicitó un perro-guía: “para que me facilitara la cosas a la hora de desplazarme, porque siempre por las calles te encuentras con muchos obstáculos”.

Ana Sánchez Rabanal, de 37 años, es fisioterapeuta de Sevilla con una ceguera total. Y desde 2002 es usuaria de perros guía. Para ella el perro-guía “es un beneficio, no necesidad, porque necesitar implica que yo sin perro-guía no podría moverme, hay otra formas como el bastón. Pero el hecho de tener un perro-guía  mejora muchísimo  la independencia de una persona ciega. Por eso digo que para mí no es una necesitad, es un beneficio muy grande”.

El perro-guía tiene que estar formado y muy bien preparado. Tiene que percatarse de peligros eventuales para el dueño, por lo que ha de poseer una alta capacidad de inteligencia.

Anuncios

El trabajo de un perro-guía es una labor complicada, ya que tiene instintos como la caza, la guarda o la  protección, que han de minimizarse para cumplir con su labor. Esto se consigue preparándolo desde las primeras etapas de su vida, incluso antes de su nacimiento. Un perro-guía bien educado nunca comerá ni husmeará alimentos, no comerá tampoco ningún alimento que no sea proporcionado por su dueño. Además,tiene que ser discreto y permanecer junto a su dueño de manera apacible y silenciosa.

Para Ana Sánchez las características más importantes de un perro-guía es “la socialización, el cachorro tiene que estar buen socializado, sepa estar con todo tipo de personas, y la salud, no tiene que tener por ejemplo displasia, porque eso le va a doler, y ya no puede trabajar”. Ana también nos cuenta que el perro-guía “principalmente es un perro, y tiene las necesidades que tienen los perros, y tienen que estar cubiertas, tiene sus ratos de ocio y juega en el parque como cualquier otro”.

El usuario también ha de poseer requisitos, así nos los cuenta la madrileña Ana Peña “para ser una persona apta te exigen bastantes cosas: te hacen ir al médico a solicitar que te hagan un reconocimiento bastante extenso con varias pruebas, electrocardiogramas, pruebas pulmonares…” Además de eso se necesitan rellenar varios informes en donde se responden preguntas sobre la vida cotidiana, como cuantas veces se sale al día, trabajo, estudio; preguntas sobre el entorno familiar y social, y cuestiones sobre la situación económica, para ver si se van a poder afrontar los gastos del animal.

Anuncios

En España el principal proveedor de los perros guía es ONCE. Pero también hay escuelas norteamericanas como “Leader Dogs For The Blind” de Rochester o "Guiding Eyes for the Blind" de Nueva York. Estas tienen convenio con la ONCE. Las necesidades se cubren, pero hay listas de espera largas. Debido a que el perro necesita tiempo para su formación.  #Animales #Sociedad Madrid #Sociedad Sevilla