En el artículo anterior, hablamos sobre algunas características de los perros guía, para ello contamos con las declaraciones de dos usuarias, la madrileña Ana Peña y la sevillana Ana Sánchez. En el presente artículo vamos a hablar de más características y de la formación que han de tener estos lazarillos.

Las razas más aptas para llevar a cabo esta responsabilidad son: el labrador y el pastor alemán. Empiezan con una edad entre dos y cuatro años hasta los 10, edad a la que normalmente se jubilan por enfermedad o edad avanzada. Los perros de estas razas, y cruces entre ellas, son muy adecuadas, ya que son vivaces, inteligentes y trabajadores.

Anuncios
Anuncios

Además, poseen un correcto equilibrio temperamental. Esparcol Y Muriel, los perros de nuestras dos entrevistadas, están perfectamente preparados. No en vano las dos Anas coinciden en que para ellas es más seguro ir acompañadas de su perro que de personas, ya que estas pueden detraerse con escaparates o no avisar de los escalones. Aunque también el perro se distrae, pero suele ser una distracción mínima que el usuario ha de corregir, por ello su actitud con el perro tiene que ser seria.

La preparación del perro comienza antes de su  nacimiento. Primero se seleccionan los ejemplares más aptos como futuros reproductores, estos son sometidos a exigentes pruebas y ante el  mínimo signo de agresividad, serán rechazado. Después se exponen a un examen veterinario para comprobar que esté libre de enfermedades que puedan ser transmisibles a sus descendientes.

Anuncios

Más tarde hay que conseguir una familia de acogida que los adopte durante el primer año de vida, esta les educa según las instrucciones recibidas y tiene que devolverlo a la escuela cuando sea requerido para iniciar el entrenamiento.

El periodo de preparación dura entre seis y diez meses. La formación se inicia reforzando la obediencia básica, con actos como sentarse o echarse, que el perro ya ha aprendido durante su etapa de cachorro. A continuación se le “introduce al arnés” y, a partir de ese momento el animal tiene que asumir que cuando esté con él puesto, una persona irá a su lado y tendrá que aprender a cruzar las calles en línea recta, evitar obstáculos y marcar puertas, escaleras. El solicitante también se tiene que entrenar. Acudirá a la escuela durante tres semanas para recibir la formación necesaria para aprender a cuidar, conducir y querer a su perro.

La ONCE recomienda a las personas que cuando se encuentren con un perro-guía no le den de comer ni lo distraigan, ni dejar a otros perros sueltos cerca de él.

Anuncios

Y muy importante, no impedir el paso a los establecimientos, ya que son los ojos de la persona ciega y la ley les ampra. Su derecho está garantizado por leyes dictadas por las distintas Comunidades Autónomas y por el  Real Decreto de 1983.

La sociedad no es muy concienzuda sobre este tema, la gente no colabora, ya que a veces saludan al perro-guía cuando está trabajando, y eso lo distrae, tienen que entender que su labor es guiar a una persona y por ello no deben de acercarse a él, aunque la intención sea buena. Por otro lado, muchas veces los dueños de los bares, de los establecimientos o vigilantes impiden el paso a estas personas, incluso se han dado casos de agresión. Cuando es su legítimo derecho.Por algo vivimos en un estado democrático de derecho, en el cual están reconocidos nuestros derechos esenciales, así como los derechos de las personas discapacitadas, y todos hay respetarlos, porque si se han creado, es por algo. #Animales #Sociedad Madrid #Sociedad Sevilla