Tener un perro en casa conlleva sacrificios y pesadas rutinas, pero ellos lo compensan con su cariño incondicional. Sin embargo, los paseos que perro y humano realizamos a diario afectan a menudo a terceras personas, que se ven envueltas en auténticos laberintos de cacas al salir a la calle. Gracias a dueños tan poco cívicos que miran hacia otro lado cuando sus #mascotas deciden evacuar, los excrementos de los perros se han convertido en un gran problema en casi todas las ciudades del mundo.  

Desde el Ayuntamiento de Madrid, Manuela Carmena ha decidido atajar el problema con un plan de choque. La primera medida fue la elaboración de un mapa de la ciudad donde se señalan los puntos con mayor concentración de cacas.

Anuncios
Anuncios

Posteriormente, ha anunciado mayor control de esta infracción, especialmente en las zonas "marrones" del mapa, y una gran campaña de multas para los dueños que no recojan los excrementos. 

La alcaldesa afirma que contemplan un "protocolo de sustitución de las multas por trabajos de limpieza". No obstante, la Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos y Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Madrid recoge como infracción grave "Incumplir la obligación de recogida y limpieza inmediata de las deyecciones de perros u otros #Animales", por lo que la multa podría alcanzar los 1500 euros. 

Para evitar todo esto, lo ideal sería que los dueños de los perros nos concienciáramos de que la calle es de todos y que es nuestra responsabilidad contribuir a mantenerla limpia. Para ponerlo un poco más fácil, la mayoría de ayuntamientos cuentan ya con papeleras especiales, dotadas de bolsas con las que recoger fácilmente las deposiciones de nuestras mascotas.

Anuncios

 

En esta tarea, el premio a la insistencia se lo lleva el Ayuntamiento de Brunete que, en dos ocasiones, recurrió a la creatividad para concienciar de este problema a sus habitantes. Primero, lo intentó con unas simpáticas cacas teledirigidas, pero viendo que la campaña no fue muy efectiva, optó por devolver las cacas a sus propietarios... literalmente. #Sociedad Madrid