Nace un proyecto innovador, en manos de una futura psicopedagoga que, con 21 años, abre un panorama esperanzador, desde la #Educación. María Eugenia Comerci, la impulsora, afirma: “Esto busca ser un aporte, no una respuesta acabada”. Con ustedes, la entrevista que nos brinda.

- ¿Podrías contar en qué consiste este revolucionario proyecto?

Consiste en un documento que busca generar cimientos teóricos y propuestas pedagógicas, enfatizando sobre el cómo de una transformación social, con la misma importancia que se le dá al desarrollo de habilidades de un sujeto para el mercado profesional.

- ¿Cómo surgió?

Por una indignación personal, y creo que colectiva, acerca de cómo se manejan las sociedades, con actitudes auto-destructivas.

Anuncios
Anuncios

Los humanos una y otra vez repetimos fraudes políticos, explotación laboral, guerras…

- ¿Qué nivel de incidencia podría tener la educación en el combate de estas catástrofes?

 Un nivel enorme por su calidad formativa. Habría cuestiones pilares para que se desarrollen las catástrofes mencionadas, y creo que se podría obrar sobre los patrones de conducta masivos que las generan.

- ¿Podrías adelantar qué cuestiones abordás en tus escritos?

 A grandes rasgos, acciones que devienen en situaciones parecidas año tras año. ¿Por qué nos es casi imposible preveer si un político nos va a engañar, antes de votarlo? Quienes concentran grandes riquezas, ¿Contarán con herramientas que carece el resto, que van más allá de la profesión o la plata inclusive? ¿Podría una mayor injerencia de la psicología en la educación actuar sobre esto?

- ¿Qué crítica le harías a la educación, en pleno siglo XXI? ¿Tiene solución?

Que en algunos aspectos, estaría atrasada 200 años.

Anuncios

Por ejemplo, se enseña a la gente a trabajar en blanco, pero no se ejercerían prácticas suficientes que insten a una sana rebelión contra un manejo del sistema que auto-genera las condiciones político-económicas para que el sádico tenga éxito esclavizando. Vá más allá de una ideología la dignidad humana. Investigar, desalentar prácticas, dar herramientas psicológicas al sujeto en formación sería fundamental para un cambio. Argentina puede ser pionera, y revolucionar la Educación en el siglo XXI. #Derechos Humanos #ELPAÍSDEBATE