En este diario nos hicimos eco de algo tremendo, gracias al magnífico trabajo de investigación del diario catalán online ElMón.cat (antes ElSingular.cat), que ha localizado muchas obras públicas, casi todas hechas en los tiempos de la burbuja inmobiliaria, que dejaron muchas que no tienen ninguna utilidad práctica inmediata, o que será difícil encontrar alguna.

Ya hablamos aquí del túnel de 7 kms. por el que tenía que pasar el AVE de Murcia a Almería, que ha sido tapiado y sin saber si algún día será utilizado, el pueblo zamorano de Otero de Sanabria, de apenas 28 habitantes, que quiere su alcalde que tenga una estación de AVE por que según él, al venir el verano cientos de turistas, sería beneficioso para el pueblo…

Pero como en aquel libro de Lluís Carandell sobre la picaresca española, hay construcciones más inútiles todavía que aquellas que él, con tanta gracia, mostraba.

Anuncios
Anuncios

La última que ElMón.cat muestra es un museo de Málaga, construido en el viejo edificio de la Tabacalera, que se retomó para el Museo de las Gemas, es decir, especializado en diamantes y piedras preciosas.

Costó 30 millones de euros rehabilitar el edificio, y sólo estuvo abierto dos horas y con cuatro visitantes. Se cerró pasado ese tiempo al descubrir la Policía que no tenía las medidas de seguridad exigibles. No tiene ascensor que funcione, ni escaleras mecánicas, ni luz, ni tampoco salidas de emergencia fiables. Y se abrió sin inaugurarlo antes, por una serie de irregularidades fiscales interminables.

El alcalde malagueño del PP, Francisco De La Torre, que entonces gobernaba con mayoría absoluta, allá por 2007, se empeñó en hacer éste museo. Ahora, sin mayoría absoluta, él y su partido han votado a favor de una Comisión de Investigación, votada por unanimidad por todos los partidos, para ver quiénes son los responsables de éste fiasco.

Anuncios

Art Natura, la empresa responsable del museo, se quejó de que las obras tuvieron sobrecostes que nunca fueron pagados por el Ayuntamiento. Es más, el alcalde les exigía dinero, que según denuncia la oposición del PSOE, “servía para financiar la campaña electoral municipal del PP, como la de 2011”. De La Torre contactó con Art Natura gracias a Rita Barberà, que como se diría fue quien les presentó, y ahí empezó todo. La exposición que se quería abrir en el edificio de la Tabacalera era para mostrar una colección de piedras preciosas “única en el mundo”.

Y para rematar las irregularidades, que son infinitas, en el mismo edificio se añadió, y sin estar incluido en el contrato, una casa para el gerente de Art Natura cuando estuviera en Málaga. Asimismo, se rumorea que un senador del PP cobró parte del dinero anual que la concesionaria recibía del Ayuntamiento. #Corrupción #Sociedad Málaga