La Audiencia de Barcelona condena a 14 meses de prisión al encargado de un supermercado por trato vejatorio a una cajera homosexual.

Los hechos acontecieron entre noviembre del 2009 y marzo del 2010. Según la sentencia, el acusado actuó “movido por el desprecio que le provocaba esa orientación sexual”, dirigiéndose a la empleada de manera despectiva y humillante. Lo hizo en presencia de otros compañeros e, incluso, de clientes que han prestado declaración como testigos.

En muchas ocasiones, el desprecio iba más allá y le decía cosas tales como “lesbiana de mierda, te voy a hacer la vida imposible” o “la gente como tú me da asco, te voy a echar a la p*ta calle”.

Anuncios
Anuncios

Una de las clientas presenció como “el acusado tiraba de manera absurda las monedas a la empleada” cuando ésta requería de cambio, o como le gritaba “estoy harto de ti p*ta lesbiana”.

Finalmente, el encargado homófobo terminó por despedir a la trabajadora alegando que le daba asco trabajar con ella y que no quería una lesbiana en su establecimiento. Sin embargo, más tarde alegó que la despidió porque iba a reincorporarse una empleada que había estado de baja maternal. Después modificó su versión y afirmó que el motivo del despido fue que trataba mal a los clientes, afirmación que no posee prueba alguna.

La empleada considera que la actitud de su superior se debe a que el primer día de #Trabajo quiso ligar con ella y le rechazó diciéndole que le gustaban las mujeres. Desde ese momento, su situación anímica fue decayendo conforme pasaban las semanas y se producían los hechos vejatorios de forma reiterada, por lo que tuvo que aumentar la dosis del tratamiento que seguía para la ansiedad y la depresión.

Anuncios

El acusado no tiene antecedentes penales, por lo que parece que no entrará en prisión, pero tendrá que indemnizar con 5000 euros a la afectada por daño moral, cantidad que será asumida de forma subsidiaria por la empresa propietaria del supermercado.

Los magistrados del Juzgado Penal número 17 de Barcelona esclarecen en la sentencia a favor de la demandante que "la orientación sexual de cada uno debe ser respetada". #Sociedad Barcelona #Denuncia