Informábamos el sábado en esta publicación de cómo la familia de Jacqueline Sauvage, de 68 años, condenada a 10 años de prisión por haber matado a su marido de tres disparos de escopeta por la espalda en 2012, después de haber sufrido ella y sus hijas un calvario de 47 años, con malos tratos y abusos sexuales incluidos, pedía al Presidente francés François Hollande el indulto, alegando la defensa propia, algo que el Tribunal que la condenó no aceptó.

Pues este domingo, Hollande ya ha tomado la decisión final: en la web del Elíseo, un comunicado dice: “El Presidente de la República, de acuerdo con el artículo 17 de la Constitución francesa, y después de avisar al Ministro de Justicia, ha acordado conceder a la señora Jacqueline Sauvage una medida de gracia (indulto) de su pena de prisión, que le permite presentar inmediatamente una solicitud de libertad condicional”.

Pero como dice el comunicado y reconoce la Prensa francesa, es un indulto parcial, ya que no quieren interferir en la independencia de la Justicia, “Con el respeto a la autoridad judicial”, para que tome la decisión final sobre Jacqueline.

Anuncios
Anuncios

No elimina lo que se haya decidido en primera instancia que estuvieran en el dossier judicial. Es decir, no es ninguna amnistía. “El Jefe del Estado ha querido enfrentarse a una situación humana excepcional, y hacer lo posible con los mejores medios para el retorno de la señora Sauvage con su familia”.

Pero ya pueden los abogados pedir la libertad de su cliente, ello les ha dicho el propio Presidente a sus dos abogadas, a las cuales ha recibido hoy en el Elíseo para comunicarles su decisión. Esta odisea empezó cuando el pasado 3 de diciembre, el Tribunal de Loir-et-Cher, en Blois, en el centro de Francia, condenó a la acusada.

A favor del indulto se habían movilizado casi todos los franceses, y muchos políticos, tanto de la izquierda (la alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo, fue la más combativa en favor de ello y cuando ella se posicionó, lo hizo el resto del país) como de la derecha moderada, con las mujeres de dicho partido a la cabeza.

Anuncios

Incluso el mismísimo Front National, ultraconservador en las costumbres, también apoyó el indulto a Jacqueline, la cual confesó haber recibido un mensaje de apoyo de la polémica líder del FN, Marine Le Pen, a través del comité de apoyo a ella, formado por los políticos antes mencionados.

Las hijas de Jacqueline, como es de esperar, están contentísimas, diciendo que el Presidente “les comprendió y no les decepcionó”. Eso sí, se dice que hasta mediados de abril no estará en libertad condicional, aunque esperan que sea antes. Pero dicen, esperanzadas, que “ella podrá vivir ahora tranquila. Estar con sus hijos y sus nietos”.

Durante los 47 infernales años que padeció ella, todo el mundo conocía los malos tratos de Norbert Marot a su mujer, pero ella jamás le denunciaba. Tres palizas semanales recibía de promedio, y cuatro veces acabó en el hospital por esto. Sus hijas recibieron cientos de tocamientos y violencia sexual por parte del padre durante su pubertad… Podríamos seguir horas y horas.

Anuncios

Y finalmente, como en una tragedia griega, el 10 de septiembre de 2012, Jacqueline decidió acabar con aquella odisea gracias a la escopeta de caza de Norbert. Todo ello ignoró el Jurado y el Tribunal hace pocos meses. Ahora, como se dice en las películas, Jacqueline ve la luz al final del túnel. #Violencia de género