Parece que frente a la famosa frase “San Valentín es un invento de los grandes almacenes” o “si quieres a alguien lo quieres todo el año y no necesitas un día concreto para demostrarlo” vencen las ganas de celebrar o regalar, sirve cualquier excusa, y San Valentín es tan válida como otra cualquiera.

Los españoles viajarán un 38% más por San Valentín, según la agencia de viajes online eDreams. La mitad de los enamorados opta por destinos nacionales, mientras que la otra parte tiene como favoritas Francia o Italia. Claro que, no quedan en el olvido las personas que mantienen otra postura, "hacer algo especial porque lo imponen los comercios no me da la gana", cuenta tajante una chica. 

Dejando a un lado estas opiniones, destacan otras confirmando que, según las estadísticas del sitio web Healthline, las mujeres se sienten más conformes que los hombres si no tienen pareja para el 14 de Febrero.

Anuncios
Anuncios

Aunque, eso sí, tanto solteros y solteras, como parejas y grupos de amigos, según dichas estadísticas, buscan una escapada. Ya sea con amigos o con una pareja, la mayor parte no desea pasar esta fecha en soledad. Claro que existe un pequeño porcentaje que se niega a formar parte del "consumismo sin sentido de este día", tal como cuenta un chico encuestado.  

Aunque viajar no es la opción estrella barajada por los consumidores. Está el caso de las típicas cenas de enamorados, el 50% gastará más que otros años, según ElTenedor. La mayoría de las personas van a celebrar San Valentín, y una gran porción de ellos optará por una cena romántica.

Es un comercio para todo, el comercio de los viajes, de la industria textil, de la lotería, del cine, de las joyerías, de la hostelería, perfumerías, incluso de los coches y el mundo de la inmobiliaria.

Anuncios

Está claro que a algunos el amor, les sale caro. 

San Valentín es el día en el que no solo los grandes comercios ganan dinero. Las calles se llenan de hombres y mujeres vendiendo flores, globos, peluches y todos los objetos imaginables con forma de corazón. Estos persiguen a todo el que pase por delante, incitando a comprar algo para la enamorada. Son molestos y persistentes, pero este día no pasa por alto ninguna posibilidad de comercio. El consumismo persigue al ciudadano a cada paso y este día un poco más.

En definitiva, hay dos bandos, enamoradizos consumistas y enamorados opuestos al consumismo de San Valentín. “El dinero es un medio para la supervivencia del ser humano, que además proporciona tranquilidad, estabilidad y fortaleza" según un estudio realizado por Lilian David, psicóloga y psicoterapeuta de pareja. Por lo que, sea o no el día de los enamorados, estos dos tienen una unida relación. #Sociedad Madrid #Amor a prueba