Desde el pasado 29 de enero más de cincuenta jóvenes se reunieron sobre Avenida Central, donde desplegaban latas de pintura en aerosol, válvulas y otros instrumentos que les eran necesarios. Su objetivo no era vandalizar las zonas aledañas, sino crear arte en un espacio urbano, donde cientos de personas podrán admirar libremente cada uno de los proyectos los 365 días del año.

Con motivo de la visita papal, a principios de enero la Secretaria de Cultura del Estado de México emitió una convocatoria para que jóvenes de distintos municipios lanzaran una propuesta de mural con el tema “El Papa y la Juventud”. Como resultado de dicho concurso, denominado “Arte urbano en las modalidades de Mural-Graffiti”, aproximadamente 60 proyectos fueron seleccionados para vestir la Avenida Central, una de las principales vialidades que el #Papa Francisco recorrerá el próximo domingo 14 de febrero, después de oficiar una misa en el municipio de Ecatepec.

Anuncios
Anuncios

Así, cada día y desde muy temprano, los jóvenes comenzaron sus proyectos, plasmando con ingenio y destreza rostros, paisajes y flores, entre otros elementos que conformarían su propuesta artística. La mayoría de murales se pintaron en la barda perimetral que pertenece a la terminal Las Américas de la Línea 2 del Mexibús, aunque también se realizaron en bardas particulares; todos ellos con alto dominio de la técnica y un realismo que seguramente atrapará la atención de propios y extraños.

Hoy, el conjunto de murales cubre una superficie de aproximadamente 2.5 kilómetros, donde se pueden apreciar imágenes de la virgen de Guadalupe, basílicas, palomas de la paz y cristos que parecen observar directamente al espectador, entre otras imágenes religiosas acompañadas de paisajes y banderas de México.

Anuncios

Y por supuesto, no podían faltar los mensajes de bienvenida para el Papa Francisco.

El grafiti en México

En México es común descubrir espacios públicos dañados por una manifestación arcaica, o mejor dicho, distorsionada del grafiti, uno de los cuatro elementos que conforman la cultura Hip-Hop. Líneas caprichosas, señas obscenas y apodos ininteligibles han permeado en nuestro país la imagen de una expresión artística cuyo fin es impactar visualmente al espectador y llamar su atención del mismo modo en que lo hace el Rap. Afortunadamente, en los últimos años, distintos artistas (no haremos distinción entre artistas “profesionales” y artistas “urbanos”) se han dedicado a limpiar la imagen del grafiti como expresión artística de alto contenido cultural; expresión que merece ser difundida y recibir el mismo impulso que cualquier otra disciplina. De tal manera, jóvenes como Edgar Flores realizan murales —en calles y avenidas de distintas urbes— donde plasman fielmente la realidad o, por el contrario, la transforman radicalmente, exponiendo nuevas formas de entablar el diálogo y exponer sus ideas sobre determinado tema o fenómeno de la vida diaria.

Anuncios

Su actividad artística, por supuesto, finalmente ha llamado la atención de aquellas instancias encargadas de gestionar la vida cultural del país. Prueba de ello, los 2.5 kilómetros de murales que hoy transforman la Avenida Central en un museo que no debe limitarse a la expocisión y lectura de un motivo religioso: engloba el modo de pensar y sentir de distintos jóvenes que han encontrado en el grafiti una forma de vida.

Seguramente instancias como la Secretaría de Cultura continuarán impulsando la disciplina, enriqueciendo así la vida cultural y artística del país.