Te imaginas que un día no hay publicidad en tu calle, ni en el bulevar, ni en la vía de entrada a tu barrio, ni en ningún sitio. En Sao Paulo desde septiembre del 2006 se decidió retirar la mayoría de la publicidad exterior de las calles de la ciudad –aún existe pero en mucho menor número-,  y todos aquellos elementos que supusieran una “contaminación visual”. Lo cierto es que desde el año 2000, Sao Paulo aumentó masivamente la cantidad de anuncios publicitarios en vallas y otros soportes, y se tomó la decisión seis años después de reducirlo drásticamente, entre 15.000 anuncios (carteles) y 300.000 rótulos fueron eliminados de la ciudad.

En Chennai desaparecieron por completo las vallas publicitarias en el 2009, y en ciudades como Teherán quitaron 1500 vallas publicitarias que fueron sustituidas por obras de arte durante 10 días.

Anuncios
Anuncios

Aquí, en Europa, esta iniciativa se llevó a cabo en Grenoble. Se suprimió toda la publicidad en la vía pública y se colocaron obras de Arte. Esta iniciativa la llevó a cabo el nuevo equipo municipal en el 2013, con su alcalde, Éric Piolle del partido ecologista y de izquierdas Les Verds, a la cabeza, decidieron reemplazar toda la publicidad de las calles por árboles y tablones de anuncios de la comunidad.

Un fenómeno esencial en este proceso, que tenemos que tener en cuenta, es la importancia que la publicidad está teniendo a través de otros medios, es el caso de Internet, y el cambio del tipo de consumo (mucho más informativo). Los mensajes publicitarios en el exterior siempre se ha tomado como una forma invasiva hacia el sujeto, y cada vez tiene menos efectividad en el receptor. #La economía hoy