Si en la capital belga los atentados yihadistas de Paris provocaron que la ciudad estuviera hace semanas en estado de sitio por que parecía que habría unos atentados suicidas inminentes, la Nochevieja en cada parte del mundo ha estado alterada, según los lugares y países en grado diferente.

En la Nochevieja de la Puerta del Sol de Madrid, una de las más tradicionales, este año se decidió limitar el aforo de gente a 25.000 personas y a poner un estricto cordón de seguridad policial en dos etapas, con registros y cacheos a cada persona que entraba a la plaza.

Por suerte, como pudimos ver en televisión, no pasó nada y la gente asistente se lo tomó con humor y sin mostrar la más mínima inquietud por lo que pasaba.

Anuncios
Anuncios

Así, celebraron el Año Nuevo con la habitual alegría y soportando como siempre el frío, algo que nunca ha faltado.

Y además, los televidentes estaban más pendientes del aspecto de los presentadores de cada cadena, eligiendo desde la habitual capa de Ramón García en TVE-1 al vestido transparente de Cristina Pedroche en Antena 3 o la retransmisión desde Montjuïc de TV3 con mucha espectacularidad.

Diferente, y más austera, era la celebración una hora después en las Islas Canarias, por su diferencia horaria, pero donde incluso se puede celebrar la Nochevieja en la playa, por su clima tropical. También medidas de seguridad, pero nada pasó.

En cambio, en Bruselas, como hemos dicho antes, si le afectó de lleno lo de los atentados de Paris, al ser varios de sus “cerebros” residentes allí, por el barrio de Mollenbeek, la Nochevieja ha tenido que ser suspendida al tener pruebas la Policía y los servicios secretos de posibles atentados.

Anuncios

No ha habido tampoco fuegos artificiales por lo mismo.

Y no muy lejos de allí, en la vecina Alemania, en Munich se ha alterado la noche al sospecharse que yihadistas suicidas pensarían inmolarse en estaciones de tren locales. Es decir, que se recomendaba a la gente que fuera con cuidado en aquellos sitios y no aglomerarse demasiada gente junta.

Claro que no todo es #Terrorismo lo capaz de alterar la Nochevieja: el diario on line XYZ cuenta que un gran cotillón de Sevilla que se iba a celebrar, con dos mil personas, en el Cortijo Doña María, en el barrio de Valdezorras, fue suspendido por que parece ser que el local no contaba con licencia para organizarla.

Las personas afectadas se manifestaron ante el lugar, ya que cada una pagó 30 € por adelantado y se sienten estafados. Eso sí, el local cumplía con las normas de seguridad, pero era lo de la licencia lo que decidió a las autoridades a suspender el cotillón. Los organizadores piensan ir a los Tribunales y el dinero se devolverá a los asistentes cuando la Justicia dicte sentencia. #Unión Europea #Navidad