“Una persona está preparada para ver morir a sus padres, pero no para ver morir a sus hijos; va contra natura y es un trago durísimo”. Rafa Aguilera sabe de lo que habla. Perdió a su hijo Rafa a los ocho años a causa de un #cáncer infantil. La madre del pequeño y la hermana, que tiene ahora once años, se han unido para hacer frente a este dolor y sacar de él algo positivo, el rendir homenaje al pequeño y abanderar la lucha contra el cáncer infantil. “Es nuestro modo de homenajearlo, pues a todos nos sorprendió su espíritu de lucha”, explica el padre, que ha organizado una carrera en Berrocal (Huelva), cuyos fondos se destinan íntegramente a la investigación contra el cáncer infantil, a través de la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica (SEHOP).

Anuncios
Anuncios

“Organizar este evento, sabiendo que es en memoria suya, y de modo que se ayude a otros niños, es el consuelo que queda”, explica el padre.

Aguilera destaca que el neuroblastoma es un tipo de tumor muy complicado de detectar y con muchas recaídas, que es lo que complica la recuperación y que se salga de él, pero que sin embargo se puede salir. “Hace falta más investigación, nosotros tratamos al niño en el Hospital Virgen del Rocío en Sevilla y tienen muy buenos medios y doctores, pero aún así es complicado, pero se puede salir”, sostiene. #Infancia