Tras unas fechas marcadas por el derroche e inmersos ahora en plena “cuesta de enero”, el reciclaje no es solo una manera de apostar por el respeto, la protección y el cuidado del medio ambiente [VIDEO], sino que es además una manera de ahorrar dinero. El punto de partida es “rescatar material”, tal como explica Caco Suárez, un artesano y empresario que recoge elementos como las cajas de cartón, y utilizando dichos materiales, los reconvierte en objetos que puede vender. “Son cosas que se tiran, que encuentras en la basura, entre ellas se selecciona, y después se diseña”, explica el artesano, quien incluso los expositores en los que coloca la mercancía los elabora él artesanalmente con elementos reciclables.

Anuncios
Anuncios

“Yo pienso cómo los necesito, por ejemplo, que estén a la altura de la vista, y después, elaboro lo que he pensado en base a esas características”, detalla.

Es el retorno a las tres R: reciclar, reutilizar y reconvertir, aunque en su caso opta más por la última. “Cuando se recicla, el proceso habitual es coger las cosas y destruirlas para volver a hacer algo con ellas, pero en ese proceso hay un gasto de energía, por ello, yo intento reconvertirla desde lo que son, para ahorrarme ese proceso de contaminación que se hace en esa conversión”.

Así, explica: “Yo intento no utilizar ningun proceso que contamnine”. De este modo, Suárez no utiliza máquinas en sus procesos de trabajo, por ejemplo para hacer las libretas y encuadernar el cartón y el papel, no utiliza máquinas de corte automático, sino que corta con un cutter o tijeras de pocas en pocas hojas.

Anuncios

“Por eso lo primero es ir rescatando material, seleccionarlo e ir construyendo dependiendo de su funcionalidad”, matiza.

“Mi mandamiento es no gastar mucho y que los procesos sean cortos, no gastar ni comprar mucho”. “Para mí sería muy fácil comprar, pero esto es una filosofía, es un estilo de vida”, apunta el vendedor, que añade que no quiere “contribuir al calentamiento y al despilfarro de la naturaleza, con su consecuente deterioro al medio ambiente”. “Yo antepongo el medio ambiente”, explica el artesano, que tras una época como la Navidad, reconoce que es necesario diferenciar a la hora de adquirir cosas “lo que se necesita” de las “compras compulsivas”. “Se compran muchas cosas que después cuando se llega a casa, uno se da cuenta de que no lo necesita, pasa mucho con la ropa, que se compra lo que entra por los ojos, sin guardar distancias”. Compras compulsivas que en muchos casos se asocian a estados de ánimo y a ansiedad [VIDEO]. “Compras para luchar contra la ansiedad, pero cuando la ansiedad ya no existe es cuando entiendes lo innecesario de la compra”, detalla el artesano, que explica que esta actitud debe trasladarse a cada momento de la vida.

Anuncios

En su caso, por ejemplo, dice que hace ocho años que no se compra una prenda de ropa. “Cuando era joven no pensaba así, pero al crecer uno coge consciencia, y al darse cuenta, puedes reaccionar o no, porque hay gente que no quiere reflexionar, solo vivir sin pensar, pero no debería de ser así. Es necesario preguntarse que se puede hacer para mejorar el planeta, no para empeorarlo”, concluye. #Animales #La economía hoy