“El trabajo de entrenador personal estaba mejor valorado hace unos años”, así lo sostiene Lilian Tourinho [VIDEO], que combina la docencia –imparte clases de samba– con el ser entrenadora personal. La profesora explica que hasta hace unos años solo unos cuantos se podían permitir pagar un entrenador personal, por lo que era una profesión que estaba más asociada a los artistas y a personas con mayores recursos, así como a los deportistas profesionales; sin embargo el mercado ha cambiado y hoy es la clase media la que solicita este servicio.

Antes podía costar tener un entrenador 150 euros, y hoy trabajas por 30, y lo solicitan por ejemplo amas de casa a las que les resulta más difícil compaginar los horarios de un curso”.

Anuncios
Anuncios

“En los entrenamientos te adaptas a cada persona, a lo que busca, si quiere bajar de peso o prepararse para una competición… por eso siempre se trabaja de manera individual según en lo que quiera esa persona enfocarse”, destaca.

Asimismo, Tourinho explica que si antes estaba mejor vista la especialización, hoy en día los gimnasios buscan monitores que del mismo modo impartan pilates que zumba que cualquier otra disciplina. #Deportes Canarias