Ya hablamos en su día de una grandísima película con las escenas de sexo lésbico más explícitas de todos los tiempos en un filme no pornográfico (alguna duraba como 6 minutos y 52 segundos), que maravilló de tal manera a Steven Spielberg, Presidente del Jurado de Cannes en 2013, que le dio la Palma de Oro, con el beneplácito del público que la vio en La Croisette, y que dio mucho que hablar (Spielberg dijo que era “la mejor historia de amor que he visto en mi vida”). Luego ganó un César a la Mejor Actriz Revelación (Adèle Exarchopoulos) y continuó con su paseo triunfal por Occidente.

Pero al estrenarse en Francia, un grupo católico de extrema derecha, Promouvoir, presentó una denuncia contra la película por considerar que su exhibición para mayores de 12 años no era adecuada, que debía ser para 18 años.

Anuncios
Anuncios

La denuncia fue desestimada en 2014, pero Promouvoir presentó un recurso, y ahora, la Corte Administrativa de Paris ha decidido anular el permiso de exhibición de “La vida de Adèle” con la edad fijada, 12 años, y exigir que sea autorizada a una edad más alta, diciendo que contiene “escenas de sexo realistas que pueden herir la sensibilidad del público joven”.

Promouvoir ya dio que hablar en otros casos parecidos: su líder, André Bonnet, abogado padre de ocho hijos y ex militante del FN, consiguió que la película “Baise-moi” fuera calificada X en el año 2000 por su violencia y sexo explícitos, y también que fueran autorizadas para mayores de 18 años otras, tanto francesas como extranjeras, fueran eróticas (“Ken Park” y “Love”) como de violencia extrema (“Saw VI”).

Con la idea de combatir “la violencia y el sexo en la Cultura”, van contra todo lo que se sale de sus cánones morales en el #Cine, televisión, literatura, arte, etc.

Anuncios

Sobre la calificación anulada de “La vida de Adèle”, Bonnet sostiene que “debe de alertar esto a la Ministra sobre las graves disfunciones que existen en el seno de la calificación de películas. El sistema debe de ser reformado, pues ya no funciona”.

La Ministra de Cultura, Fleur Pellerin, ha decidido llevar el caso al Consejo de Estado, ya que no quiere que Promouvoir decida sobre qué calificaciones deben de tener las películas estrenadas en Francia. Ello significa que tardará semanas en conocerse la decisión final.

Pero ha sorprendido la opinión del propio director de la película, Abdellatif Kechiche, que juzga “sana” la decisión de la Corte, ya que jamás le pareció acertada la decisión de autorizarla para mayores de 12 años. “Yo, personalmente, desaconsejo a mi hija que vea la película hasta que tenga 14 ó 15 años”, dijo. Incluso no le molestaría si la autorizasen para mayores de 16 años, o más, que le parece más adecuada.

Por otro lado, la distribuidora de la película en Francia y co-productora de la misma, Wild Bunch, encuentran absurdo el caso y dicen que “cada día se parece más a un gag”.

Anuncios

Asociaciones de derechos humanos dicen no gustarles nada que asociaciones como Promouvoir decidan arbitrariamente las calificaciones de las películas.

Y recordaríamos que hay miles de películas con asesinos en serie y violencia, que nunca han tenido a Promouvoir en su contra. Podríamos recordar cómo el actor Mel Gibson, antes de aceptar trabajar en “Arma letal”, pidió consejo a su confesor, un cura que aún reza en latín, que definió a su personaje como un “hombre bueno que lucha contra el mal”, pese al exhibicionismo corporal de Gibson y la cantidad de “malos” que mataba en cada una de las cuatro entregas de la saga. #Sexualidad #Mujer