El Diario de Mallorca contaba hace pocos días una historia que antes habíamos visto en el extranjero, como la del eclesiástico argentino al que se le veía muy cariñoso en la playa abrazado a una mujer, según las fotos aparecidas en la Prensa, o la del caso Vatileaks, también con cura y mujer amante de él incluidos en el lote, aunque esto último parecía más de James Bond que de un cura parecido al que tenía un lío amoroso con la protagonista asturiana de la novela "La Regenta" de Clarín.

Pero en España, al menos no se conocía un caso de alguien de las altas esferas eclesiásticas en un asunto parecidos. Resulta que el valenciano Xavier Salinas, Obispo de Mallorca actualmente y que lo fue de Tortosa entre 1997 a 2012, ha sido llamado a capítulo por el Vaticano, pasando allí cuatro días, por que presuntamente mantuvo relaciones sexuales con una mujer casada, que por ello su marido se ha divorciado de ella.

Anuncios
Anuncios

Dicha mujer estuvo trabajando como Secretaria del propio Obispo: Secretaria Adjunta para Asuntos Institucionales.

El ex marido, un alto mandatario del Consell mallorquín y militante del PP, como su ex mujer, y de una familia de clase alta mallorquina, fue quien denunció el caso ante la Nunciatura, que lo hizo llegar a la Santa Sede. Eldiario.es también amplía la información: empezó él a sospechar que pasaba algo raro con su mujer, al descubrir llamadas telefónicas a horas extrañas, y como si fuera un telefilme, recurrió a una agencia de detectives privados, que acabó de descubrirlo todo, con los típicos ingredientes de cualquier historia de infidelidad matrimonial e incluso de pasión sexual.

Informes de los detectives, fotos de ambos amantes entrando y saliendo de algunos sitios e incluso transcripciones de mensajes telefónicos amorosos son las pruebas que el ex marido aportó contra el Obispo.

Anuncios

Cuando empezó a estallar el escándalo, ella abandonó el trabajo de Secretaria, aunque la relación amorosa continuó entre ellos.

Pero luego, el #Vaticano, no se sabe si por discreción y cuidado ante un tema tan delicado como éste, mucho menos delicado que los que tanto salen en los periódicos desde hace años, no quiere decir qué hará con Monseñor Salinas (las penas por algo así son la expulsión del sacerdocio o la retirada en un convento), y dice que simplemente acudió allí “por asuntos administrativos”, además de dar vagas descripciones sobre lo que habría podido cometer Monseñor: "No tiene conciencia de haber actuado en contra de la Doctrina de la #Iglesia católica, pero que, en todo caso, está siempre a disposición de la Santa Sede por el bien de la Iglesia".

El afectado principal de esta historia, Monseñor Xavier Salinas, se muestra sorprendido y dice tajantemente a la Cadena COPE que jamás tuvo semejantes relaciones con su ex secretaria, que esas fotos y llamadas “no demuestran nada” y que no tiene “nada que ocultar”.

Por cierto, llegó al cargo en Mallorca ya que se dice que su antecesor acabó agobiado por ciertas peculiaridades en el comportamiento del clero de las Islas Baleares, donde el propio Salinas ya estuvo como Obispo de Eivissa.