Los datos no podrían ser más escalofriantes, La EAPN (European anti poverty network/ red europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social), presentó en octubre el índice de la pobreza en España durante el periodo comprendido entre 2009 y 2014. Según las cifras recogidas en estos momentos, un 28% de la población española se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión. Hablamos de unos 13 millones de personas, estos índices se analizan a través del indicador europeo AROPE (At Risk Of Poverty and/ or Exclusion). En España se encarga al INE (Instituto nacional de Estadística) y son trabajados por el sociólogo Juan Carlos Llano.

El indicador utiliza varios parámetros como, los elementos de renta, posibilidades de consumo y empleo, es decir, se combinan, medidos en porcentaje sobre el total de la población, los siguientes factores: La población que tiene una renta por debajo del 60% de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo (en este caso la familia).

Anuncios
Anuncios

Para el año 2014, la mediana de renta equivalente fue de 13.268,8 €, por lo que el umbral de pobreza se fijó en 7.961,3 €, es decir, 663,4 € mensuales. Las personas que viven en hogares con una renta por unidad de consumo menor a ese índice se consideran pobres.

Otro de los factores es la población con privación material severa (PMS). Estos indicadores serían poder pagar hipoteca, alquiler o letras; mantener la vivienda a temperatura adecuada; permitirse vacaciones de como mínimo, una semana al año; permitirse una comida de carne, pollo o pescado, cada dos días; capacidad de afrontar gastos imprevistos; disponer de teléfono, televisión en color, lavadora y disponer de coche. Y por último la baja intensidad de trabajo por hogar (BITH). Que es el número de meses trabajados por todos los miembros del hogar y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar todos los miembros en edad de trabajar.

Anuncios

Por comunidades existe una clara división entre Norte y Sur. Las regiones con mayor índice de pobreza son Extemadura, Andalucía, Murcia y Castilla la Mancha, siendo Ceuta el lugar del estado con mayor porcentaje de exclusión con un 47,9%. La Rioja, Madrid, País Vasco y Navarra, esta última con un índice del  14,5%, serían las comunidades con menor índice de exclusión. El mapa apuntala a Castilla León, Asturias, Catalunya, Aragón y Valencia por debajo de la media que se sitúa en 29,2%. Para hacernos una idea, en Españaha aumentado en 1,3 millones de personas en estado de exclusión social desde el año 2009.  Los jóvenes y niños son los más afectados al finalizar el año 2013, el índice de exclusión y pobreza entre los jóvenes entre 16 años y 30 estaba en  33%. En la población infantil, las carencias se han elevado hasta un 31,6%.

Como dato, 56 personas se han suicidado desde el 2010 por ser desahuciados. Según informes europeos, en España en el año 2010 se suicidaron 3145 personas (el suicidio es la causa principal de muertes en nuestro país).

Anuncios

No se sabe cuántos de esos fallecimientos fueron producto de la crisis. En el periodo (2011-2012), fuente del instituto de Medicina legal de Catalunya, se aumentó casi en un 60% en esa comunidad. En Galicia en el año 2011 aumentaron un 10% más que en el 2010. En ese mismo año en el País Vasco hubo 179 suicidios, una cifra récord, que según fuentes del Instituto Vasco de medicina general no se podían identificar como directas por el efecto de la crisis.

La conclusión que claramente supura, es que en estos años ha habido un incremento de la cifra de suicidios y aunque no directamente, se pueden identificar muchos de ellos como muertes producidas por los efectos de la crisis. En el resto de países europeos, según fuentes del #15M, en Grecia aumentó un 24% en el periodo estimado entre 2007 y 2009, en Irlanda un 16% y en Italia un 56%. En Inglaterra la crisis económica fue la causante de 1000 suicidios entre 2008 y el 2010, según el British Medical Journal.