Son las diez de la mañana y nos hemos citado en la boca del metro de Usera con Ignacio. Ignacio dirige una empresa de rutas fotográficas por los barrios del cinturón de Madrid: "Vallecas, Carabanchel, La Ventilla, Usera en este caso, todos los barrios tienen su encanto pero poca gente los visita, nosotros organizamos rutas fotográficas para turistas y nacionales en estos barrios". 

Le esperan otros dos clientes más, dos ciudadanos brasileños: "Lo vimos por internet y nos resultó curioso conocer el "Chinatown" de Madrid, en Sao Paulo tenemos el nuestro también", él es fotógrafo en Brasil, ella le acompaña en esta aventura.

Anuncios
Anuncios

Comenzamos la aventura en la Colonia de Moscardó: "Este es un refugio de españoles, es la única zona del barrio en donde prácticamente todos los residentes han nacido en el barrio". La colonia de Moscardó es un barrio residencial antiguo de casas bajas donde da la sensación de estar en Berlín, una zona muy diferente donde tienen su propio colegio, iglesia, sus tiendas, y hasta un equipo de fútbol, el Moscardó c.f.

Al lado de Moscardó tenemos el mercado de Usera, junto a la boca del metro: "Aquí ya se empieza a ver la influencia china. Mientras todos los puestos son de personas españolas y alguna latina, el negocio de la planta de abajo, que es el local mas grande, alberga un supermercado asiático" comenta Ignacio. Nos llama la atención que los carteles de las ofertas están en chino: "Ahora los negocios en este barrio los enfocan para ellos".

Anuncios

Seguimos la ruta fotografiando el ambiente de las calles Dolores Barranco, Marcelo Usera, Nicolas Usera... Todas tienen algo en común, prácticamente todos los negocios son chinos y con los letreros en chino: "Como te dije antes, los negocios chinos en Usera ahora están enfocados a los propios chinos". Asesorías, restaurantes, inmobiliarias, hasta negocios de organización de bodas se juntan en estas calles.

Hablamos con Chen, original de Guanzhou, le preguntamos sobre la realidad del barrio: "Muchos de los que vivimos aquí trabajamos en Cobo Calleja de día, también hay muchos negocios aquí, pero no hacemos daño a nadie, somos muy trabajadores, chino trabajar". Podemos observar que los chinos no son muy amigos de las cámaras: "Yo hablo con algunos porque les conozco de las rutas, pero no les gusta que les apunten con la cámara y tampoco son muy comunicativos hasta que tienen confianza contigo, pero nunca he tenido problemas con ninguno".

Muchos españoles no están de acuerdo con esta "invasión" como ellos llaman: "Ya no es lo que era antes, ahora ya no es el Usera que era castizo, con una cierta mala fama pero castizo, ahora es una mezcla de culturas que no se sabe ni por donde cogerla.

Anuncios

Los chinos no dan problemas en general, pero los sudamericanos sí, y muchos", comenta Carmen, 

Otros españoles, sin embargo, agradecen la visita de los chinos: "A mi me compraron el local por una millonada y ahora estoy retirado, también tengo dos pisos alquilados a chinos y me pagan puntualmente", comenta una persona que no desea dar su nombre en un bar de la avenida Rafaela Ybarra.

En la frontera de "Chinatown", en Zofío, paramos a tomar un tentempié en la tienda de alimentación de Min: "Min es amigo mío, siempre paro aquí con la gente, es un chino diferente, su tienda de alimentación parece un bar", dice Ignacio. Min lleva 15 años en España, no habla muy bien español pero su mujer es española y su hija también: "Usera mucho chino, gente buena, mucho negocio" nos dice con una sonrisa de oreja a oreja. #Ahorro