La diversidad cultural es un reto que adquiere cada día mayor notoriedad, debido al fenómeno de la #Inmigración, y muy especialmente, a la población refugiada que proviene de cualquier punto del planeta. La crisis de los refugiados sirios, que tiene en jaque a medio mundo, ha puesto de moda, más que nunca, la diversidad cultural; ésa de la que se viene hablando por los siglos de los siglos, pero que muy pocos afrontan con la atención y el respeto que se merece.

Básicamente entendemos por diversidad cultural la variedad de diferentes culturas dentro de un grupo de personas o una sociedad. Según la Unesco, la diversidad cultural "es para el género humano tan necesaria como la diversidad biológica para los organismos vivos".

Anuncios
Anuncios

Esta diversidad es un componente indispensable para reducir la pobreza y alcanzar la meta del desarrollo sostenible.

La consultora social Periferia ha apostado por la organización de unas jornadas que abordan el fenómeno de la convivencia cultural y que pretenden dar a conocer y entender el hecho de la diversidad cultural. En las que se desarrollan en Huelva participan prestigiosos especialistas, como el arabista Emilio González Ferrín, de la Universidad de Sevilla, y la directora en España de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Raquel Martí.

Estas jornadas incluyen la exposición fotográfica "El largo viaje", que organizada por el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional, muestra imágenes sorprendentes de la población refugiada palestina desde 1948; imágenes que tristemente se repiten en la actualidad con el éxodo de la población #Siria. "Corazones a refugio" es otra de las exposiciones que se pueden contemplar estos días.

Anuncios

Se trata de una colección cedida por el Centro de Acogida a Refugiados de Sevilla. Las jornadas se completan con la proyección del documental "Fondo Kati. Testigo del exilio ibérico en Tombuctú", de la Fundación Mahamud Kati.

Propuestas como la de Periferia se están organizando por todo el país a través de organismos, asociaciones y colectivos implicados en acciones solidarias y humanitarias, como la de los refugiados sirios, porque ese tránsito continuo de personas a países muy diferentes de los suyos, sea por el motivo que sea, está provocando una mezcla de culturas, religiones y costumbres tan dispares, que requiere ser abordada con seriedad por los gobiernos y las instituciones internacionales para mejorar las relaciones interculturales y combatir así el extremismo de aquellos que prefieren la confrontación. #Racismo