El 56%  de los baños tradicionales nipones, llamados "onsen", no dejan entrar a sus instalaciones a las personas que vayan tatuadas, según ha informado en una encuesta el #Gobierno del país asiático. La prohibición se remonta al siglo XIX cuando estos se asociaban a las mafias del crimen organizado.

Muchos de los prestigiosos hoteles con aguas termales relacionan las grabaciones en la piel con los miembros de las bandas criminales conocidas como yakuza. Los integrantes de estas mafias se tatúan todo su cuerpo como símbolo para ser reconocidos, por lo que molesta a otros clientes de los llamados baños públicos. Asimismo, esta normativa también sigue vigente en algunas otras instalaciones como gimnasios y piscinas públicas.

Anuncios
Anuncios

Aún así, esta podría no ser la única razón por la que no se les deje bañarse a los que acceden tatuados. Hay muchos japoneses que mantienen la teoría de que la tinta en la piel puede conllevar posibles enfermedades que se podrían transmitir a otras personas a través del agua.

No obstante, no todos los balnearios mantienen esta prohibición, y es que el 13% de los hoteles con aguas termales encuestados respondieron que sí que les dejan entrar si llevan los tatuajes tapados con vendajes. Y el 31% restante afirmaron que no tienen ninguna restricción al respecto y que los tatuados pueden acceder con las mismas condiciones que los no tatuados.

La discusión sobre este tema se agravó en el 2013 cuando a una joven neozelandesa, de etnia maorí y con la cara tatuada, se le denegó la entrada a uno de estos recintos al norte de Japón, en Hokkaido, donde había acudido para asistir a una conferencia.

Anuncios

Dentro de unos años, en el 2020, Tokio acogerá los Juegos Olímpicos y se ha propuesto alcanzar los 20 millones de visitantes. Por esta misma razón, el gobierno nipón ha puesto en marcha consultas como esta para atraer nuevos visitantes y facilitar su estancia en el país. Sin embargo, son muchos los que opinan que esto es solo un "lavado de cara" frente a esta celebración, ya que si la mayoría de los japoneses que visitan los onsen se niegan a que entren estas personas, muy poco va a poder hacer el gobierno para que finalmente se acabe permitiendo. #Historia antigua #Calidad de vida