El Hospital de Santiago ha decidido, finalmente, retirar el soporte vital que mantenía a la pequeña Andrea con vida. Para quien no conozca el caso, Andrea es una niña gallega de 12 años afectada de una "rara" enfermedad degenerativa e irreversible que se encuentra en los estadíos finales de la misma. Los padres de la criatura explican el infierno que ha vivido Andrea des del día que nació. Una vida llena de dificultades y sufrimientos que se han acrecentado en los últimos días.

Actualmente, Andrea se halla ingresada en el área pediátrica del Hospital de Santiago, a la espera del fatal desenlace. La niña recibía soporte vital en forma de fármacos, nutrición y alimentación a través de una sonda PEG (gastrostomía endoscópica percutánea), que es una sonda que se inserta quirúrgicamente colocando un extremo directamente en el epigastrio y quedando el otro extremo en el exterior del cuerpo, situado por encima del ombligo. 

Los padres de la niña han asegurado que en los últimos días su estado se ha tornado más delicado y su sufrimiento y dolor ha ido en aumento.

Anuncios
Anuncios

Dadas estas consideraciones y, teniendo en cuenta la irreversibilidad de la patología y la calidad de vida de Andrea, sus progenitores han solicitado al Hospital la retirada del soporte vital para que así pueda "tener una muerte más dulce de lo que ha sido su vida".

El equipo médico se negó en rotundo a satisfacer las peticiones de los padres y tutores legales de Andrea, de manera que el caso llegó al Comité de Ética del Hospital. El Comité falló a favor de la familia recomendando la implantación de cuidados paliativos (recordemos que la eutanasia no es legal, en este momento, en el Estado Español). Sin embargo, el equipo médico volvió a declinar las recomendaciones del Comité, hecho que motivó que los padres llevaran el caso a la justicia.

Finalmente, y ante el enorme revuelo mediático suscitado, el Hospital ha rectificado su postura inicial y el lunes 5 de octubre por la tarde, decidieron suspender el soporte vital, pautar la administración de sedantes y dejar una mínima hidratación por medio de soluciones fisiológicas (para facilitar la síntesi de los sedantes).

Anuncios

La madre de Andrea ha celebrado públicamente esta decisión y explica que la pequeña ha pasado la mejor noche de las últimas semanas.

De esta manera, pues, el trágico final para una vida injusta de sufrimiento está a punto de llegar. #Eutanasia #Enfermedades raras