Su fallecimiento ha pillado por sorpresa a las víctimas. En 2014, Jozef Wesolowski, de 67 años, fue condenado por abusar sexualmente de menores (de entre 13 y 16 años de edad) y por poseer material pornográfico y pederasta. Desde entonces, se hallaba arrestado en el Vaticano, tras ser desposeído de sus correspondientes cargos eclesiásticos. Wesolowski fue arzobispo y nuncio apostólico de la Santa Sede en República Dominicana. El juicio tenía que haber comenzado el 11 de julio, sin embargo, fue trasladado de urgencia a un hospital de Roma. "Debido a la gravedad de los cargos, el Tribunal de Primera Instancia del Estado de la Ciudad del Vaticano le impuso 'medidas restrictivas'", señaló Federico Lombardi, director de la oficina de prensa de la Santa Sede, cuando en septiembre del año pasado se procedió a su detención.

Anuncios
Anuncios

Se da la circunstancia de ser el primer obispo arrestado en la Santa Sede y el primer caso de pederastia por parte de un religioso que sería juzgado en los tribunales eclesiásticos. 

Aunque el Vaticano en la actualidad está tomando medidas más severas contra los miembros del clero que cometen abusos sexuales, gracias a los cambios internos realizados por el actual papa Francisco, no podemos olvidar que durante décadas estos casos se han silenciado, a las víctimas se les ha pagado su silencio —a veces con amenazas— y a los sacerdotes y obispos culpables únicamente se les ha puesto una penitencia y se han enviado a otra diócesis, a miles de km. de donde residían (casi siempre a países latinoamericanos, donde han continuado ejerciendo su ministerio sacerdotal sin el menor problema).

Anuncios

En definitiva, las autoridades religiosas han encubierto a los agresores y se han cruzado de brazos sin la menor compasión por las víctimas, preocupándose más por la imagen de la Iglesia de cara al exterior. Pero eso no ha evitado que trascienda a la luz casos sobrecogedores, como los ocurridos en la #Iglesia católica de Irlanda durante décadas. Un informe elaborado por la Comisión de Abusos a Menores reveló que miles de niños fueron víctimas de abusos sexuales, torturas físicas y psíquicas durante 70 años en instituciones religiosas irlandesas como las Hermanas de la Misericordia, los Hermanos Cristianos y las Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad y Refugio.

Y si hablamos de España, hay que recordar que más de 300.000 personas han sido víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes y obispos, según se deduce de un estudio efectuado por Pepe Rodríguez, periodista, doctor en psicología y especialista en dinámica sectaria. Es autor de polémicas obras como La vida sexual del clero (1995) y Pederastia en la Iglesia católica (2002).

Anuncios

Pude entrevistarle hace unos años para abordar este delicado asunto. En mi opinión, todo este grave problema guarda estrecha relación con el celibato obligatorio, lo cual puede tener consecuencias fatales. La represión sexual propicia conductas psicopatológicas y parafilias. Pepe Rodríguez está de acuerdo. "El celibato obligatorio es irracional, lesivo y contrario al propio Evangelio. Es un mero instrumento de control que neurotiza y somete y también permite tener una estructura laboral muy manejable y muy barata. El celibato puede ser algo positivo para quien tiene suficiente madurez para conllevarlo, pero este no es el caso en buena parte del clero, que se ve sumergido en una dinámica psicosocial que les daña profundamente y, en demasiados casos, les hace perversos, manipuladores y abusadores", me comentó.