Alexis Tsipras, el primer ministro de Grecia ha pedido que los griegos voten "no" para así poder rechazar la propuesta que ha realizado la antigua troika para solucionar todos los problemas financieros para el referéndum de este domingo.

Tsipras aseguraba desde la mismísima plaza Syntagma, la cual se encontraba abarrotada con mas de 20.000 personas, igual que en otros puntos de concentraciones, que según él "hoy no están protestando, están celebrando una democracia, independientemente del resultado de éste lunes".

Los griegos acudirán a las urnas para decidir el futuro de éste país, el ministro Tsipras hizo hincapié en la importancia de éste referéndum, y lo hizo recordando a todos los griegos que "Europa está pendiente de Grecia y que toda Europa está mirando con los ojos pendientes en todos nosotros y en más de tres millones de griegos empobrecidos".

Anuncios
Anuncios

También, el jefe del gobierno ha defendido el voto por el "no" a la propuesta de los acreedores internacionales como son la Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional o Banco Central Europeo para poder garantizar la liquidez de este país a corto o medio plazo.

El líder izquierdista ha comentado que deben hacer historia juntos. "Una vez más os invito a decir el no a este ultimátum, a quienes nos aterrorizan y al propio chantaje", el líder izquierdista quiere enviar éste mensaje a toda Europa y también al resto del mundo entero.

El ministro Tsipras asegura el "no" como la única opción para salvar éste país y a toda Europa, ya que hay quien amenaza con dividirla. Tsipras ha afirmado que nadie tiene derecho a hacerlo y que sus voces se escucharán éste domingo.

El primer ministro está casi seguro de su victoria "Tendremos éxito, nuestro pueblo no está luchando con espadas y balas porque tenemos algo mucho más importante de nuestra parte, como es la justicia. El domingo decidimos vivir con dignidad en Europa".

Anuncios

Por eso, Tsipras pidió que todos se reunieran en el centro de Atenas, en la plaza de Syntagma para poder hacer historia. #Crisis en Grecia