¿Cómo acercarse a un caballo? Desde dos metros antes y con la palma de la mano abierta. Así nos solemos acercar y así está mal hacerlo. El ser humano es el gran depredador, el individuo situado más alto en la escala de la supervivencia. La mano extendida y en alto es señal de garra, de ataque. El caballo no entenderá que pretendemos acercarnos a él amigablemente, a tocarlo, a sentir su piel. El animal, si nos ve dirigirnos hacia su posición con las manos en ‘garras’, lo que piensa es que vamos a atacarle.

Por todo ello, al caballo [VIDEO]hay que dirigirse pausadamente y con las manos abajo, con una actitud corporal amigable y relajada.

Anuncios
Anuncios

Una vez estemos al lado del caballo, no debemos tocarlo. “¿A quién le gustaría que la primera vez que conocemos a alguien se nos acerque y sin ninguna presentación nos toque la nuca y detrás de las orejas?”, pregunta de manera retórica el especialista en caballos Alexis Díaz.

Una vez estamos frente a frente al animal, debemos esperar a que él no se sienta atacado. Será entonces cuando el caballo se nos acerque y nos toque a nosotros.  #Sociedad Canarias