Después de salir de la cárcel, como ya sabemos, un oficial del Ejército ha denunciado a la ex Comandante Zaira Cantera, a la que él acosó sexualmente y fue encarcelado por ello, contando ella después sus dolorosas experiencias en Salvados de Jordi Évole, que después de estar de baja por los traumas provocados por aquella experiencia, decidió darse de baja de la institución. La excusa para la denuncia es “insulto a un superior”, que según las Leyes militares, está castigado con penas de prisión. El militar acosador era superior en grado jerárquico a ella, por lo que se apoya en esto para contraatacar y vengarse, como en los culebrones.

El programa de La Sexta El Objetivo ha denunciado este domingo éste y varios casos más, desde el terrible caso de un soldado que quedó tetrapléjico después de un accidente en un entrenamiento militar hasta un soldado que estuvo en prisión dos meses por no querer asistir a un oficio religioso.

Pero la revista Interviu recuerda un caso que hoy en día enrojecería de vergüenza a cualquiera: ocurrió cuando Federico Trillo, actual Embajador de España en Londres, era Ministro de Defensa con Aznar. Era en el Ejército del Aire. La cabo Gloria y las soldados Inmaculada y Vanesa sufren trato machista y humillante. El mobbing que sufrieron llegó a tal grado que una de ellas quiso suicidarse en el mismo cuartel. El Ejército decidió ocultar el caso y el mismo Trillo escribió a la madre de una de las mujeres negando que ocurriese nada. Pero eso no es lo peor: fueron inhabilitadas, acusadas de estar locas.

La cabo Gloria era la primera mujer que formaba parte de la tripulación de un avión de combate Hércules. Las tres sufrieron, por lo que les pasaba, algo que los expertos definieron como “ansiedad generada por postestrés traumático”. La más joven de las tres se quiso suicidar con una sobredosis de pastillas Orfidal. Hubo un proceso, pero acabó con las tres expulsadas del Ejército y el acosador libre de ninguna culpa. Ni siquiera tuvo una sanción disciplinaria, como pasa cuando ocurre algo grave. Interviu desvela los documentos de este caso en su número del 1 de junio, con muchos detalles.

Asimismo, la revista recordó en otros números otros casos parecidos como el de la marinero Meritxell Martínez, expulsada posteriormente del Ejército. Desde que entró allí en 2008, sufrió ataques sexistas de todo tipo, que decidió denunciar a altas instancias después de un tiempo de baja. Lo contó todo en una entrevista a esta revista, con reportaje ligera de ropa incluido (habitual en Interviu), aunque lo más importante, claro, era lo que denunciaba, sin cortarse. #Violencia de género #Trabajo