Tal día como hoy, 30 de Junio, hace diez años, en 2005, gobernaba España el #PSOE con José Luis Rodríguez #Zapatero en la presidencia del Gobierno y con un tal Pedro Zerolo, todavía muy vivo, como uno de los principales líderes, desde el PSOE, en la lucha por los derechos de gays, lesbianas y transexuales, quedó aprobada la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Aquello no fue, ni mucho menos, fácil. La oposición del Partido Popular fue radical, llevando incluso la ley al Tribunal Constitucional, lo mismo que de la Conferencia Episcopal y de otras organizaciones conservadoras de todo tipo, religiosas y no.

Anuncios
Anuncios

Pero el PSOE de Zapatero y Zerolo lo tuvo completamente claro en todo momento y  no cedieron un milímetro en la defensa de los derechos fundamentales de un grupo importante de personas, por desgracia, demasiados siglos y todavía en demasiados lugares siempre marginados, perseguidos y humillados.

Hace escasos días, diez años después, que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha admitido la misma legalización para todos los Estados de la Unión, con los EE.UU. todavía no llegan a treinta las naciones del planeta en las que todos sus ciudadanos tienen derecho a casarse libremente, por contra, todavía son demasiados los países en los que la homosexualidad está perseguida, en seis de ellos, incluso con la pena de muerte.

Esto hace ver más el valor que tuvo la medida del gobierno español de hace diez años, España fue el tercer país del mundo en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Anuncios

Lo que con aquella legalización demostró el PSOE, una vez más, que pese a la opinión demasiado extendida de que "todos los políticos son iguales", no es verdad, que la extensión de derechos y libertades es algo que siempre tienen que hacer los mismos, porque los otros siempre se oponen. Pasó, en su día, con la legalización del divorcio, algo realizado por la UCD de Suárez y Fernández Ordóñez con la oposición radical de la entonces A.P. de Fraga y, claro está, de las jerarquías eclesiásticas. Y pasa  siempre con el derecho al aborto, legalizado en España con el PSOE de Felipe González y ampliado por el de Zapatero, con la oposición también frontal de los mismos de siempre.

Lo bueno de todo es que quienes en la oposición ponen todas las trabas posibles a los avances de la Historia, cuando llegan el poder no son capaces de darle marcha atrás. Así, los españoles podemos seguir divorciándonos, sin que ello acabado con la familia, los heterosexuales podemos seguir casándonos libremente sin que nadie nos obligue a hacerlo con personas de nuestro mismo sexo, y las españolas pueden abortar y las escuelas siguen llenas de niños. Incluso, en los últimos tiempos la Iglesia Católica cuenta con un Papa, Francisco, no homófobo. #Libertad