Un reciente estudio realizado por el Doctor Nick Drydakis de la Universidad Anglia Ruskin de Cambridge, Reino Unido, ha comprobado a través de encuestas realizadas a unas 7.500 personas, y cuyos resultados se han publicado en el periódico The Daily News, que las personas que tienen relaciones íntimas dos o tres veces por semana ganan más dinero en sus respectivos trabajos.

Dicho estudio, que tenía como objetivo analizar el efecto de la actividad sexual en el rendimiento profesional de las personas, reveló que tanto hombres como mujeres con esta frecuencia de relaciones sexuales semanales tenían unos salarios en torno al 4,5% mayores que aquellos que lo practican con menos frecuencia.

Anuncios
Anuncios

Otros datos revelados por el estudio demuestran que los trabajadores que se medican tienen 5,4% menos de sexo, un 2,5% menos aquellos con diabetes, y el porcentaje se sitúa en un -3,9% para los que sufren de artritis. 

Nick Drydakis declaró al periódico mencionado que ''la extensa literatura médica y psicológica han llegado a unas conclusiones por las cuales podemos decir que la actividad sexual está asociada con la buena salud y mejoramiento de las capacidades físicas y mentales, además de con el bienestar psicológico y los hábitos alimenticios''. Tanto es así, que el estudio también demostró como las personas con ciertos problemas de salud pero con una vida sexual más activa, ganan un 1,5% más que alguien en su mismo puesto con una ficha médica excelente pero que no practica o tiene relaciones sexuales tan habituales.

Anuncios

Existen muchos factores que afectan a la productividad laboral, según Drydakis ''todos queremos amar y ser amados en el plano sexual como en el sentimental, y ante la ausencia de este amor las personas tendemos a ser más susceptibles a la ansiedad, la soledad, y la depresión''. La falta de sexo o el celibato produce una disminución en la energía del individuo, por lo que el estudio llega a la conclusión de que a mayor sexo mayor energía y bienestar, y a mayor energía mayor rendimiento laboral, lo que conlleva mayor productividad y mayores beneficios para el trabajador en cuestión.

Tanto el estudio como las conclusiones del profesor (entre ellas la idea del círculo vicioso que se produce gracias a salarios altos que aumentan la compra de regalos que a su vez son agradecidos por vía sexual) no está exento de críticas, que se preguntan que viene primero, ¿ganar más conlleva confianza en uno mismo o es al revés?  #Trabajo