Johnny Depp es uno de los actores más importantes del mundo cinematográfico y uno de los más reconocidos mundialmente gracias a sus infinitos papeles en películas de gran éxito mundial.

Pero desgraciadamente la noticia relacionada con Johnny Depp no trata sobre un nuevo papel cinematográfico sino todo lo contrario. El actor es noticia porque Australia le obliga a sacar a sus perros del país ya que podría haberlo entrado de forma ilegal.

Ser una persona famosa ayuda a tener mayores privilegios pero no todos como uno quisiera. Johnny Depp ha recibido una notificación del gobierno de Australia donde le indica que tiene que sacar a sus dos perros Yorkshire, Pistol y Boo, del país al no contar con el permiso pertinente.

Anuncios
Anuncios

En el caso que el actor se niega a hacerlo y no los devuelva a #Estados Unidos, los animales podrían ser sacrificados. Se trata de una ley que afecta a todas las personas por igual, incluso a los famosos.

De forma más concreta, el ministro de Agricultura de Australia, Barnaby Joyce, acusó al actor Johnny Depp de haber introducido a sus dos perros de forma ilegal en el país a través de su jet privado.

El pasado 21 de abril de 2015 el actor llegó a Australia en su jet para reanudar la quinta entrega de Piratas del Caribe y según el ministro de agricultura introdujo a sus dos perros de forma ilegal y sin los papeles oportunos.

Obviamente, desde el departamento de agricultura de Australia han ofrecido un máximo de 72 horas para que el actor y su pareja, Amber Heard, saquen a los dos Yorkshire, Pistol y Boo, de la isla sino podrían llegar a ser sacrificados.

Anuncios

"Si comenzamos a permitir a las estrellas de cine que entren en el país con sus mascotas, ¿por qué no vamos a saltarnos estas leyes con todo el mundo?", así lo afirmó el ministro de Agricultura de Australia, Barnaby Joyce.

Hay que recordar que Australia cuenta con una ley muy estricta acerca de este tipo de prácticas. El principal objetivo es prevenir las principales enfermedades como es el caso de la rabia.

Es por ello que para introducir a cualquier mascota en la isla es necesario pedir un permiso previamente y pasar una cuarentena de al menos diez días al llegar al país. Algo que al parecer Johnny Depp no ha hecho con sus dos perros. Un acontecimiento que le puede pasar factura y por el que tendrá que tomar medidas.