La persecución y muerte de los cristianos en Asia y África es un asunto que preocupa al Vaticano, especialmente al #Papa Francisco I que aboga por el ecumenismo como paliativo a las persecuciones religiosas.

En la celebración del Domingo de Pascua el Santo Padre hizo una mención especial a los jóvenes estudiantes cristianos asesinados en la universidad de Garissa, Kenia, el jueves 3 de abril. La masacre que dejó cerca de 150 muertos ya había provocado la reacción del Papa que tras conocer la noticia envió un telegrama al Cardenal John Njue, Presidente de la Conferencia Episcopal de Kenia, manifestando su dolor y el acompañamiento en la oración a las familias de las víctimas. El llamamiento había comenzado en la celebración del Vía Crucis del Viernes Santo cuando el Pontífice comparó las muertes por credos e ideologías con la situación de Jesús frente a Pilatos. La oración culminó con un compungido “no podemos dejarlos solos”.

La persecución religiosa

Para la sede española de la organización Open Doors la persecución religiosa afecta a más de 150 millones de cristianos en todo el mundo. Durante el año 2013 murieron 2.123 cristianos cifra que prácticamente duplica a los asesinados durante el 2012. La mayoría de estos crímenes se ha cometido en Siria aunque, se estima, que son alrededor de 23 los países islámicos que persiguen a los cristianos.

Al Shabab, célula responsable del ataque a la universidad de Kenia, es un grupo radical islamista originado en Somalia en el año 2006. La organización está vinculada con Al Qaeda y desde el 2008 ostenta la catalogación de grupo terrorista emitida por Estados Unidos. Se cree que cuenta con más de 6.000 integrantes y que su objetivo es convertir a Somalia en un Estado fundamentalista Islámico. El nombre completo de este grupo es Karakat Shabaab al-Mujahidin aunque mundialmente se los denomina Al Shabab que significa “la juventud”, su líder es Abu Zubeyr alias Ahmed Godane. El gobierno Keniano valora como ideólogo de esta masacre a Mohamed Kuno, profesor que trabajó y dirigió una escuela de Corán en la misma localidad de Garissa.

Entre los ataques atribuidos a Al Shabab se encuentra el asesinato de 79 personas en Kampala, durante la final del mundial de futbol del año 2010. En septiembre del 2013 ingresaron a un centro comercial de Nairobi, en Kenia y se enfrentaron con fuerzas armadas durante días, el hecho dejó más de 60 muertos y decenas de heridos graves. A mediados del 2014 declaró la guerra a Kenia por haber enviado tropas a Somalia para apoyar el combate a los radicales extremistas. El 2 de diciembre de 2014 asesinaron cerca de 36 cristianos que trabajaban para una empresa minera. Su acción más sangrienta es el atentado a la embajada de Estados Unidos en Nairobi en 1998 donde fallecieron 213 personas.

Al Shabab utiliza las redes sociales e internet, como medio de captación y reclutamiento de combatientes, para ello se vale de música y vídeos informativos. La misma metodología emplea para difundir los crímenes, violaciones y vejaciones que cometen. #Religión