Después de nueve años en el que se descubrió uno de los mayores fraudes de la historia de España, ha quedado visto para sentencia, al fin, el juicio contra Fórum Filatélico en los juzgados de Plaza Castilla de Madrid, a los que acudieron cientos de personas para pedir justicia.

A Fórum Filatélico se le conocía por ser una empresa de inversión en sellos. La sociedad tuvo que ser intervenida en el año 2.006 después de que la Audiencia Nacional la acusara de los delitos de estafa, blanqueo de capitales, insolvencia punible y administración desleal. Al igual que ocurría con Afinsa.

Fórum Filatélico y Afinsa fueron las dos empresas acusadas de fraude, después de la denuncia, presentada por la Agencia Tributaria, que realizó cuando se apreciaron unos posibles fraudes en los ejercicios económicos presentados entre los años 1.998 y 2.002.

Anuncios
Anuncios

La dos empresas, tanto Fórum Filatélico como Afinsa, se dedicaron a vender a sus clientes sellos por un valor muy superior al que tenían y dándoles una rentabilidad que muchos ya quisieran, pagándoles dichos intereses, gracias a la aportación de nuevos inversores que llegaban un día sí y otro también, a la empresa que no paraba de captar, al asegurarles una alta rentabilidad mediante la adquisición de dichos sellos.

Los peritos tasaron en apenas 400 euros, los más de 4.347 millones de euros en los que Fórum valoró sus sellos. Se estima que el número de afectados es de 269.203 con más de 3.702 millones de euros defraudados. Los mismos peritos en el juicio han declarado: "era imposible que el mercado filatélico absorbiera el volumen de sellos que Fórum comercializaba".

Después de estos nueve años de espera, solamente se ha devuelto el 10,5% a una parte de los afectados, lo que supone unos 349 millones de euros, pero todavía quedan miles, por no decir cientos de miles de personas, que desean recuperar su dinero.

Anuncios

Ayer, 7 de abril de 2015, quedó el juicio civil pendiente para sentencia, donde se determinará los culpables, entre los que se encuentran los máximos dirigentes de la empresa, así como la empresa que sacó a concurso de acreedores a la firma. Entre ellos descatamos a José Manuel Carlos Llorca, que se encuentra en busca y captura.

Después de este escándolo, el mundo del sello no ha vuelto a recuperarse.