Según un reciente informe de la ONG Ecologistas en Acción la mayor parte del sistema de centrales nucleares que se encuentran en territorio español superan los 30 años de antigüedad, cifra que según han demostrado recientes y fatales accidentes representan un riesgo inaceptable para el medio ambiente y un peligro muy considerable para sus trabajadores y para las poblaciones cercanas.

También, vale la pena destacar que el transporte de material y residuos nucleares, por ejemplo en la región de la provincia de Tarragona donde se encuentran Vandellós y Ascó, ponen en alto riesgo medioambientales y de trabajadores involucrados y población, hasta podría verse afectado el sector turistico y de las playas adyacentes, cuando se corre el riesgo de accidentes transitarios.

Anuncios
Anuncios

Se trata más precisamente de un pedido de cierre de las centrales de más antigüedad, como Garoña en Burgos que tiene 44 años de antigüedad, las de Almaraz, ubicadas en Cáceres con más de 30 años cada una, la central nuclear de Ascó, ubicada en la provincia de Tarragona, que también superará los 30 años el año próximo, para luego ir paulatinamente desactivando otras como Vandellós, también ubicada en Tarragona, o Trillo en Guadalajara, ambas cumplirán en 2018 los 30 años de servicio.

Ecologistas en Acción, además de apoyarse en datos técnicos y en rigurosos estudios medioambientales, sostienen que los dueños de las centrales nucleares, algunas participadas por el propio estado, intentan alargar la vida útil de estas instalaciones mucho más tiempo de lo aconsejado con el propósito de rentabilizar al máximo las inversiones.

Anuncios

Una central que ya se haya amortizado su inversión puede suministrar energía eléctrica a seis veces su valor inicial puesto que, una vez amortizada, una central nuclear trabaja a otros costes y aumenta de una manera considerable su beneficio. Claro está a riesgo de aumentar el peligro de accidentes fatales e irreparables, como el de Fukushima, cuando tampoco se invierte en sistemas de seguridad en busca de mayores beneficios reduciendo costos.

Por último, además de una apuesta firme por las energías alternativas , sostenibles, y no contaminantes, Ecologistas en Acción aclara que no habría peligro de desabastecimiento energético puesto que el parque eléctrico de España pude prescindir sin ningún tipo de problemas de los 7.400MV que aportan las centrales nucleares estando su potencia instalada en unos 104.000 MV, cifra que según los expertos es muy superior a una posible demanda máxima de 45.000MV. #Energías renovables