La #Televisión pública austríaca ORF se ha hecho eco en un reportaje de la manipulación política que hay en medios españoles como TVE, ya que el Consejo de Informativos de la cadena lo llevó al Parlamento Europeo, al prohibir sus directivos que siquiera se informara de ello en el Telediario.

La presentadora del programa informativo de la ORF que emitió el reportaje, en la introducción, dijo: "El panorama mediático español está en ebullición". Recordó también que "este es un año cargado de citas electorales en España" y hay voces "que acusan al Gobierno español de recortar la libertad de expresión".

El corresponsal de la ORF en España, Josef Manola, ha recordado que en TVE "se ha creado una redacción paralela para decidir el contenido de los informativos" (periodistas afines al PP que trabajan ahora para TVE), y recuerda que dos representantes del Consejo de Informativos han pedido ayuda al Parlamento Europeo que les ayuden a luchar contra las manipulaciones.

El reportaje recuerda las presiones políticas hacía los medios privados, recordando el cese o cambio de los directores de El Mundo y El País, "sustituidos con poco tiempo de diferencia". Josto Maffeo, corresponsal italiano también entrevistado, recuerda que "en España, los Gobiernos siempre han intentado controlar los medios de comunicación".

Ciertas noticias ocurridas en España, ahora parece más fácil contarlas en medios de otros países, pues con las nuevas leyes del Estado español, parece tabú narrarlas, como hablar mal del nuevo Rey, de su esposa o de su familia.

Anuncios
Anuncios

Y habría que recordar cuando hace medio siglo, en la negrura de la España franquista, diarios extranjeros como el francés Le Monde denunciaban con decisión y valentía lo que pasaba de verdad, lo que la censura no permitía que supieran sus conciudadanos.

Dicho diario sufrió muchas veces las iras del Gobierno franquista, con amenaza de expulsión de sus corresponsales, secuestro de algunas de sus ediciones cuando se ponían a la venta en quioscos del país y toda clase de amenazas. La serie televisiva catalana Temps de silenci, que cuenta toda la postguerra en Catalunya a través de tres generaciones de una familia catalana de clase media, homenajeaba la valentía del diario parisino cuando el personaje de Àlex Casanovas vio a los "grises" (policía antidisturbios de la época) dar una paliza de muerte a un manifestante.

Anuncios

Él lo filmó todo a escondidas, con su cámara de Super 8, y lo hizo llegar a la redacción de Le Monde. Pocos días después, el diario publicaba una foto en portada de la agresión policial. Recibió la llamada de un inspector de policía franquista, diciéndole: "Creemos que usted hizo llegar esto a Le Monde, y queremos que nos ayude a desmentirlo". Él lo negó, claro, por si acaso. Noticias como aquella hacían trizas la imagen exterior de la dictadura.