Un famoso cuadro del año 1866 del sexo de una mujer, pintado por Gustav Courbet y que se expone en el museo d'Orsay de París con el título "L'Origine du Monde", está siendo protagonista de los jueces franceses, y no por en sí el cuadro, sino por una denuncia puesta por uno de sus ciudadanos a #Facebook, donde como usuario había subido una foto de dicho cuadro. La red social, eliminó su cuenta y el usuario decidió denunciar a la red.

Ahora, la justicia gala, se declara competente para poder juzgar a Facebook. Esto es un precedente, dado que la red social, ante cualquier denuncia, debe ser resuelta por los tribunales estadounidenses. como tiene por norma.  El usuario en sí, subió una foto de la obra de #Arte expuesta en un museo de la cuidad de París, y dicha red, decidió eliminarle la cuenta que poseía con ellos. 

Este, ni corto ni perezoso, ha ido a los tribunales franceses para denunciar dichos hechos, y la justicia le ha dado la razón siguiendo adelante con la denuncia a Facebook

Cierto es, pués cualquiera de nosotros, hemos vivido esta situación en nuestras carnes. A quién no le han cerrado o eliminado una cuenta por una foto o cualquier video, que se puede ver libremente en youtube, pero face, no lo admite, por cualquier motivo. 

Lo norma en estos casos, es callarnos, pasar y crear otra cuenta. Este usuario, no tragó por ahí, y ahora tiene a todos revolucionados. Quién sabe. Quizá marque un antes y un después en la red social, y se piensen dos veces su libertad de hacer y deshacer a su antojo. 

De momento las declaraciones de los jueces franceses ayer mismo, dan a pensar, que esta denuncia va a seguir adelante, le pese a quién le pese. 

De este denunciante, podemos decir, que a parte de tener valor y firmeza en saber que no hizo nada malo para que fuera eliminado, diremos también, que es profesor aficionado al arte y que en 2011, recomendaba ir a visitar en el museo d'Orsay de París, dicha obra de arte, que durante décadas había estado escondida. Obra que es de 1866, no de hace dos días. En aquellos años, debió de ser lo más. De ahí que la ocultaran, pero hoy en día, negar arte al mundo, es desconsiderado. Estamos ya, vacunados de espanto. 

Tras exigir a Facebook explicaciones de porque su cierre en numerosas ocasiones, y no obtener respuestas, decidió ir a los tribunales, acusando a la red, de que no había respetado su derecho a la libertad y encima sin recibir ninguna explicación. 

Su abogado, Stéphane Cottineau, exige la reactivación de la cuenta y una indemnización por daños y perjuicios. Afirma, que la red recibe dinero por cada usuario, asi que debe existir, una contrapartida financiera. Por otro lado, los abogados de Facebook, dicen que es gratuito para los usuarios y que al hacerse de la red, aceptamos sus condiciones de uso. 
Ya veremos en que acaba esto.