Definitivamente, necesitamos más padres como el de la historia que a continuación se describe. Desde hace varios años, lamentablemente con más frecuencia están saliendo a la luz noticias que versan sobre la permisividad de los padres con respecto al bullying que sus hijos ejercen en compañeros de clase.

Además de adoptar una postura de complacencia frente a sus hijos o de rechazo a aceptar que su hijo está causando un gravo perjuicio en la vida de otros compañeros de clase, se tapan los ojos frente a la grave situación.

No obstante, toda regla tiene una excepción, y esta vez acaba con final feliz para el agredido.

Anuncios
Anuncios

Quizá la cárcel sea demasiado castigo para estos jóvenes agresores. Sin embargo, el señor Timoteo R Srobenhorst no ha dudado en humillar públicamente ha su hijo tras descubrir que éste estaba realizando bullying a un compañero de clase.

¿El resultado? Disculpa tanto en las redes sociales como frente al agredido, delante de toda la clase, junto con una serie de ejercicios físicos que el padre le ha impuesto al hijo. Esperemos que esta historia inspire a muchos padres.

Exactamente, el castigo que el padre impone a su hijo es el de realizar cincuenta flexiones con los puños, diez repeticiones de flexiones, correr algo más de un kilómetro, y como decíamos antes, disculparse con el niño que ha estado intimidando. Todo ello publicado en su cuenta de Facebook, en un cartel grande, que el hijo sostiene frente a su padre.

En cualquier caso, debemos recordar que el bullying es un fenómeno social que cada vez está afectando a más niños.

Anuncios

Lamentablemente, con la entrada de la tecnología a las aulas, muchos jóvenes graban en vídeo las agresiones, las suben a Internet, y humillan aun más al compañero de clase.

Debe tomarse conciencia de que el bullying no es sólo agresión física sino que se manifiesta de muchas maneras, como insultos, golpes, mediante la difusión de rumores, etc, todo ello buscando la exclusión de las personas de sus grupos de amigos, aislando a la persona de la clase.

Desgraciadamente, y una de las conductas que podría explicar algunas actitudes de los padres de aquellos que practican el bullying, y como así indican los psicólogos especialistas en estos temas, es el hijo agresivo el que tiene problemas personales o familiares que su familia no ha logrado resolver, y éste aprovecha para desatar su furia contenida en su casa sobre compañeros de colegio que ve más indefensos.

Esperemos que haya una mayor toma de conciencia y estas noticias lleguen a todos los padres que se encuentran en situaciones familiares y tomen cartas en el asunto de manera parecida al padre que protagoniza esta noticia.