La realidad social ha evolucionado a lo largo de los años y el número de adolescentes que viven en la calle ha aumentado. Marta Arribas, licenciada en Periodismo y Ciencias Audiovisuales, a través de su documental social "Un sitio donde quedarse" ha querido realizar un "retrato íntimo de dos personas, dos soledades, para reflejar la realidad en la que están viviendo". A través de la observación, el espectador es capaz de sumergirse en sus vidas y reflexionar acerca de su pasado y de cómo pueden afrontar su futuro algo que "puede servir de ayuda para otros compañeros en su misma situación".

El documental se acerca al día a día de estos jóvenes extutelados que, con el apoyo de los educadores del Programa SIE - Opción 3, han podido seguir adelante con sus vidas.

Anuncios
Anuncios

Opción 3 surge en el año 1997 como una Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social gracias a un grupo de profesionales experimentados en ámbitos como la educación, la psicología y la intervención social y su objetivo prioritario es apoyar a los jóvenes en su paso a la vida adulta para desarrollar su autonomía personal y su integración social.

Según Marta Arribas "el documental te puede permitir otras formas de narrar con una mirada más autoral", así estos educadores se representan en su obra como "ángeles de la guarda" que recorren de un lado a otro la capital con sus vespas para ayudar a los jóvenes que lo necesitan. La finalidad es intentar mostrar al espectador la relevancia de estas personas en su labor social y plasmar, en cierto modo, "realidades paralelas que no se cruzan".

Actualmente, en los Programas de Opción 3 participan más de 2500 adolescentes al año, fijos y flotantes, y su confianza en la formación y el empleo como meta para su completo desarrollo personal ha sido posible gracias a más de 3000 empresas contactadas desde 1998.

Anuncios

Hoy en día, esta cooperativa presta atención a jóvenes en siete centros ubicados en la capital y cuenta con más de 60 trabajadores experimentados en diferentes ámbitos. En un mundo globalizado donde "los temas sociales se tratan de una forma totalmente superficial" es hora observar la realidad detenidamente para no dejar escapar temas que afectan a todos.

Y por último, se ha de acarar la diferencia que hay entre un trabajador social y un educador social. El trabajador social es el cubre las necesidades básicas, la infraestructura: el médico, la comida, los papeles, etc. En cambio, el educador social es el que ejerce una labor de orientación personal como los elementos psicológicos, por ejemplo.