Los habitantes que ya en octubre, fueron desalojados de sus viviendas en Barcelona, por riesgo de ruina del inmueble, se quejan, de que aún no se ha hecho nada al respecto, y continúan alojados en el hotel donde los llevaron en su día. Aseguran, que esta situación es ya insostenible. Que desean volver a sus casas sin temor y abandonar las habitaciones que ocupan desde hace ya tantos meses.

Son 50 las personas que en su día fueron realojadas, tras ser sacados de su casa sita en la calle Santa Rosalia en el barrio barcelonés de Teixonera, ante la amenaza de derrumbe. Estas, ya estaban apuntaladas con hierros desde hacía más o menos un año, pero fue en octubre cuando tras una inspección municipal, los bomberos y la policía entraron en sus casas y los desalojaron.

Algunas de estas familias se instalaron en casas de familiares, pero el resto fueron trasladados al Hotel Catalonia Park Güell, donde siguen al día de hoy. La pregunta que se hacen, es cómo todo sigue igual en tantos meses, sin que no haya habido cambios en su situación. El inmueble permanece con el mismo riesgo, y ellos afincados en unas habitaciones de hotel, sin poder hacer vida de hogar.

También afirman que los robos están aumentando en el inmueble, de donde están desapareciendo sus enseres y recuerdos, ante la negativa de dejarles entrar. Varios vecinos de casas colindantes, han denunciado estos hechos que se vienen sucediendo desde casi el principio del problema.

De momento, son once familias las que continúan en el hotel, y tan solo cuatro han sido realojadas en pisos públicos. Muchos de los alojados en el hotel, se quejan de las condiciones a las que les someten este mismo, donde solo tienen derecho a la habitación asignada.

El ayuntamiento de momento acusa a los vecinos del mal estado del edificio, y propone soluciones individuales para cada familia dependiendo de su edad, situación, si son propietarios o arrendados y si tienen derecho de realojamiento. Esperemos que todo se pueda solucionar, y se haga lo que pertinentemente corresponda.