El pasado 12 de marzo, la joven japonesa Ariana Miyamoto, de 20 años, fue coronada Miss Japón, y su coronación ha provocado, inesperadamente, una polémica en el país de Hayao Miyazaki. El diario francés "Libération" ha contado la noticia, de la cual también se hace eco "Le Nouvel Observateur".

Cuando hay países occidentales como Estados Unidos u otros en donde las razas aprenden poco a poco a convivir, o ya se habían mezclado hace siglos, otros en lo que no pasa tan a menudo hace florecer un #Racismo que no está reservado a los blancos occidentales.

El ejemplo es lo que pasa con Ariana, que un sector del nacionalismo japonés califica de "hafu" (en japonés, "a medio hacer", término inspirado en la palabra inglesa "half"), pero que en lenguaje coloquial sería "subjaponesa", que ya lo convierte en peyorativo e incluso insultante.

Anuncios
Anuncios

Algunos usuarios de las redes sociales la han calificado de "medio Miss Japón", y dicen tener "media tristeza ante una extranjera". La propia Ariana Miyamoto ha defendido que se siente japonesa, ella nació en Japón aunque no parezca físicamente japonesa.

Ella estudió y trabajó en Estados Unidos, donde pudo ver que la cantante Maria Carey, también atacada por algunos por el color de su piel, ha llegado a gran estrella de la música moderna y respetada en el planeta.

Al ser Miss Japón, Ariana representará a su país natal en el concurso de Miss Universo 2015. Nació en Sesebo, Nagasaki, en donde ella reside. Volviendo a las redes sociales japonesas, utilizan muchos el término "japonesa pura" para desear que ojalá hubiera sido elegida otra de las candidatas, unas 44, del concurso Miss Japón, y critican de manera absurda "criterios de selección misteriosos" que hayan proporcionado la elección final.

Anuncios

Por suerte para Ariana, como en cualquier otro país con estos problemas raciales, ha tenido multitud de apoyos, halagando su elegancia, su "estilo diferente de las mujeres frágiles japonesas" y su estatura elevada para la japonesa media, 1'73 centímetros, aunque algunos caen en un halago poco sutil o poco elegante como halagar su perfecta dentadura como si fuera la de un caballo.

Ariana recordó que otra colega de Miss de otro país sufrió ataques al no ser de la raza mayoritaria local, como Miss Islas Fidji, en 2012, al no ser indígena. Ella recuerda asimismo que Japón, aunque poco abierta a la influencia extranjera pero muy occidentalizado desde 1945, tiene a colonias de origen chino, coreano o filipino, las cuales se han mezclado en buena parte con los japoneses, disminuyendo poco a poco la discriminación que los japoneses "puros" les sometían.

Hubo un documental que narraba esta poco conocida situación del mestizaje japonés, titulado precisamente "Haku" y dirigido por dos "hakus" como Megumi Nishikura y Lara Pérez Takagi, conocedores como nadie del tema.