Prevaricación. Este es el motivo de la denuncia que Renaud Nyame, inmigrante subsahariano de 32 años actualmente internado en el CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) de Barcelona ha interpuesto ante el juzgado de Primera Instancia de Melilla contra el cuerpo de la Guardia Civil española.

En la querella, Nyame denuncia la "devolución en caliente" que efectuó la Guardia Civil el 1 de mayo de 2014 cuando él y un grupo de inmigrantes intentaron saltar la valla fronteriza entre los puestos del Barrio Chino y beni Enzar de Melilla.

Al parecer, y según informó ayer su abogado Andrés García, el subsahariano, que ya había intentado saltar la valla en cuatro ocasiones en el pasado, consiguió entrar en territorio español pero la Guardia Civil le arrestó y le entregó inmediatamente a las fuerzas policiales marroquíes, "negándole la asistencia" que es prescriptiva en estos casos.

Anuncios
Anuncios

En concreto, el subsahariano denuncia que no le dieron opción de pedir asilo, ni le identificaron, ni le abrieron el correspondiente expediente administrativo de devolución (como es prescriptivo en estos casos), no se le informó de sus derechos ni se le suministró un intérprete.

Además, afirma su abogado, "se le negó asistencia médica por las heridas que le causaron las concertinas" de la valla. En resumen, no se le respetó la legislación nacional/internacional en materia de devolución.

Según su abogado, la querella tiene suficientes pruebas gráficas "clarísimas" de la devolución en caliente, tales como un vídeo en el que se ve a Nyame sobre la valla y la de su devolución al Estado marroquí. El subsahariano, además, presentó otro vídeo preocupante en el que se oye a un grupo de inmigrantes que gritan "lo han matado" a uno de los suyos, rodeado por un contingente de guardias civiles.

Anuncios

En Barcelona, a la espera de ser expulsado

Nyame se encuentra actualmente en Barcelona, en el centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), a la espera de ser expulsado. El CIE es un organismo que ha recibido numerosas denuncias por el supuesto maltrato y malas condiciones de vida que tienen que soportar los internos confinados en esas dependencias.

La denuncia del inmigrante subsahariano es la primera que se presenta de este tipo en España contra una situación que ha sido denunciada en numerosas ocasiones por ONGs y colectivos defensores de los derechos humanos, así como por varias instituciones de la Comunidad Europea. #Inmigración