Caritas ha informado que alguno de los mecanismos de protección, están fallando ante tres personas fallecidas por estar desatendidas en Valencia en estos últimos 15 días. Esto es lo que comunicaban el jueves pasado al confirmar una muerte más por este motivo.

Igual da que uno muriera en un cajero, otro en un edificio abandonado y otro en un banco de la avenida de Blasco Ibañez en el que se encontraba ya, en muy mal estado. Todos solos y sin ayuda. Se hayan habilitadas una unidad de la Policía Local especializada en el tratamiento de estas personas, asi como, el Centro de Atención a las Personas sin Techo o CAST. Los pasos a seguir marcados es ofrecer recursos como puede ser, una plaza en un albergue, a cambio de entrar en programas de inserción social, métodos que quizá se deberían valorar y enfocar de otra manera como ha comentado José Antonio Manuel.

Este añade, que a parte de llevar un control del estado de las personas que se hayan en la calle, la colaboración ciudadana, tiene un gran papel en este efecto, comunicándolo cuando vean a alguien en muy mal estado, rompiendo la indiferencia y el aislamiento que sienten estas personas sin techo por la situación de exclusión a la que la sociedad les lleva. También afirma, que en la comunidad valenciana, esta situación, va en aumento.

El responsable de Caritas determina, que hay que intentar un sistema para poder localizar y llevar el seguimiento de las personas en situaciones más extremas antes que sea demasiado tarde.

Anuncios
Anuncios

Aseguran, que en muchos de los casos, el fallecimiento es evitable, ofreciendo a la persona un tratamiento digno, los medios para poderlo trasladar al hospital y si la muerte es irremediable, por lo menos que suceda en condiciones dignas y con las debidas atenciones, situación que no se ha dado en estas tres últimas víctimas que no recibieron ayuda por parte de nadie. ni de la Policía o los organismos que hubieran debido otorgarla, ni de la sociedad. Hagamos algo contra estas situaciones, pués muchos de los casos actuales, son debidos a la situación que vivimos.