Según un estudio de Online Psychology Degree, los jóvenes comprendidos entre 18 y 30 años son los más vulnerables a sufrir algún tipo de adicción a los dispositivos digitales, teléfonos móviles, ordenadores, tabletas y otras aplicaciones digitales. El estudio se ha realizado en los Estados Unidos, donde más del 90% de las poblaciones contenidas en estas edades poseen teléfono móvil y tienen acceso a #Internet.

No se trata de una adicción a los artefactos, es decir a la maquinaria en sí misma, sino más bien a las atrayentes y absorbentes aplicaciones de estos artefactos vinculadas con Internet, como por ejemplo los correos electrónicos, Facebook, Twiter y otras redes sociales de las cuales mucha gente vive casi prácticamente todo el día pendiente.

Anuncios
Anuncios

También, aunque de base tecnológica, pero más peligrosa aun es la incipiente adicción de los jóvenes a las apuestas "on-line", sobre todo relacionadas con el mundo del fútbol a las cuales desde la radio, los periódicos deportivos y la televisión no paran de promocionar.

Ni hablar del famoso "WhatsAPP", la última aplicación para enviar mensajes gratuitos de móvil a móvil, donde los adolescentes reproducen y transmiten sus actividades casi al mismo momento que está sucediendo entre sus amigos, como si la vida privada ya casi no existiera, o no tuviera ningún sentido protegerla: ¿para qué voy a hacer algo si no sirve para mostrarlo a mis amigos?

Con todo, los psicólogos que se están especializando en estas nuevas adicciones del Siglo XXI ya hablan de una enfermedad a la que han bautizado FOMO (fear of missing out), en castellano algo así como "miedo a perderse algo".

Anuncios

Esta adicción tecnológica está causando sobre todo estrés, insomnio, ansiedad, y también otros trastornos más severos como, aunque suene paradójico, aislamiento social y depresión cuando no se puede acceder a los dispositivos móviles, o no se reciben -o no se cumplen- por parte de ellos las expectativas que el usuario espera.

Como todo en este mundo, siempre "una de cal y otra de arena", ante semejante desconcierto digital ya se ha generado una contraofensiva que propone "desconectarse de los móviles y ordenadores" para ganar tiempo, reducir el estrés y volver a disfrutar de las cosas naturales y simples de la vida. Al loro, los hoteleros y centros de salud ya están explotando este nuevo filón para ofrecer a sus clientes vacaciones con ayunos digitales en California, Camboya, Mallorca, acompañados de programas de vida "desconectada" y al aire libre y complementada con masajes, clases de yoga y meditación.

Estos estudios provienen de los Estados Unidos de Norteamérica, donde, precisamente, en San Francisco se acaba de instaurar en el calendario para su celebración el "Día Nacional de la Desconexión Digital", donde se prescindirá durante 24 horas de cualquier dispositivo electrónico, hasta de los televisores, y se proponen actividades lúdicas y al aire libre; deportes en grupo, pintura, lectura de libros en papel y escritura a mano, con papel y bolígrafo, como en los viejos tiempos.

Anuncios

#Ipad #Microsoft