Anuncios, campañas de marketing vía e-mail y publicidades bombardean estos días a los ciudadanos recordándoles que el 14 de febrero se celebra el día de San Valentín. Todo un despliegue comercial que pretende transformar el día de los enamorados en un día de gasto, en el que se fomenta que las parejas deben comprarse regalos mutuamente, salir a cenar, viajar o hacer algún tipo de celebración original para expresar su amor. En los últimos diez años, el día de San Valentín se ha convertido en España en una fecha clave del calendario para los principales centros comerciales, floristerías, restaurantes y hoteles, los cuales ven incrementar las cifras de sus ingresos de una manera extraordinaria cada 14 de febrero.

Anuncios
Anuncios

Según un estudio de Rakuten, especialistas en compras online, cuatro de cada diez españoles celebrarán el día de los enamorados, y se dejarán alrededor de 60 euros por persona. Los tipos de regalos varían dependiendo de los gustos y presupuestos de las parejas, que según el estudio suele rondar entre los 70 euros de media en el caso de los hombres mientras que las mujeres invierten unos 50 euros. Los presentes clichés más recurridos van desde rosas, chocolates, joyas, perfumes hasta cenas en lugares románticos y viajes. Aunque también destacan los obsequios más personales elaborados a mano con creatividad para agasajar y sorprender al enamorado.

Todo un despliegue económico que empaña el verdadero origen de la celebración del día del amor cuya popularidad comenzó en los países anglosajones pero se fue extendiendo alrededor de todo el mundo a lo largo del siglo XX, a través del fenómeno comercial que trajo implícito el boom de la globalización.

¿Pero qué es lo que se conmemora realmente en este día?

San Valentín era un sacerdote que casaba a parejas de jóvenes en secreto después de que el emperador romano Claudio II prohibiera los matrimonios alegando que los soldados solteros de su ejército, sin ataduras sentimentales, eran mejores que los casados.

Anuncios

San Valentín lo consideró injusto y se atrevió a desafiar el decreto impuesto por el emperador, otorgándole a escondidas el sacramento del matrimonio a las parejas que así lo solicitaran. Valentín fue descubierto y ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Conociendo el origen de esta celebración, que no surgió impulsada por ningún interés económico como actualmente se fomenta, este año San Valentín podría ser una ocasión perfecta para plantearnos cuál es el origen del amor que profesamos por nuestra pareja. Un sentimiento que no debería depender de un regalo o de un detalle durante un día concreto del año, sino más bien de la sinceridad, la pureza y el desinterés con el que amamos sin esperar nada a cambio, tal y como hizo San Valentín, quien defendió el amor hasta con su propia vida.

¡Feliz Día de San Valentín!