El sábado en Madrid partía, a las 12 a.m., una #Manifestación que comenzaba en Cibeles para terminar en Sol de #Podemos. Una marea morada ha llenado el centro de la capital española de simpatizantes con este nuevo partido político, donde las grandes ausencias, han estado marcadas por sus cabezas visibles que no estuvieron liderando dicha manifestación. Ya en la Puerta del Sol, algunos discursos en un escenario improvisado. 

La contestación ante los hechos del presidente del gobierno Mariano Rajoy, no se ha hecho esperar, tachando a Podemos de pintarnos una España negra. El presidente, insiste en la mala propaganda que hacen del país, y en que mienten dando esa imagen y no aceptando los buenos progresos que estamos viviendo últimamente a nivel nacional e internacional. Además, ha asegurado que en estos dos años se crearán más de un millón de puestos de trabajo.

Los manifestantes portando sus banderas moradas y a gritos de tic-tac, avanzaron por las calles de Madrid sin altercados, donde se calcula por miles la asistencia al acto. Lo que los simpatizantes del partido han buscado con esta manifestación, es medir un poco su apoyo y sus fuerzas en las calles con su exigencia de cambio. Iglesias puso como ejemplo claro las recientes elecciones en Grecia y apela que debemos tener un cambio en el mercado laboral, en las energías renovables y reestructurar la deuda entre otras muchas más cuestiones que se hayan en el tintero, afirmando que Txipras en seis días ha conseguido ya más que otros en seis años.

Fuertes ovaciones y vítores de "sí podemos", se han sucedido mientras su intervención. Más de 260 autobuses han viajado a Madrid financiados por círculos y simpatizantes, recaudando 4.600 euros para el momento. Los datos oficiales de asistencia no se sabrán con seguridad, aunque algunos medios hablan de más de un millón de personas. Hace ya días que se convocó esta manifestación, donde todo el mundo tenía cabida para un solo objetivo: luchar por un cambio y por salir de la situación donde nos hayamos sumidos. A estas horas, todo va volviendo a la normalidad en la capital.