El sábado 31 de enero de 2015 Bobbi Kristina Brown, hija de Whitney Houston y Bobby Brown, fue encontrada inconsciente en su bañera por quien fuera su hermano de acogida y ahora marido, Nick Gordon, quien entró a la casa en compañía de un amigo. Según fuentes policiales, la joven estaba en la bañera, que se encontraba llena en ese momento, flotando boca abajo. Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 10.25 de la mañana. Nick y su amigo llamaron a una ambulancia inmediatamente, la cual se desplazó rápidamente hasta su casa de Atlanta, donde se le estuvo practicando labores de reanimación hasta que se consiguió estabilizarla y se decidió trasladarla al hospital North Fulton.

Anuncios
Anuncios

Al llegar al hospital los médicos decidieron inducirle el estado de coma, en el cual aún sigue, y según fuentes familiares Bobbi se encuentra "estable". En apenas diez días iba a celebrarse el tercer aniversario de la muerte de su madre, Whitney Houston. Todos recordamos aquella traumática lucha que libró Whitney con la cocaína y que acabó con ella flotando boca abajo en la bañera de un hotel de Los Ángeles, aunque no tuvo la misma suerte que Bobbi y no se pudo hacer nada por salvar su vida. Whitney había sufrido una sobredosis y se murió ahogada en esa bañera, según se supo meses después cuando se hicieron públicos los resultados de la autopsia. Esta macabra coincidencia provocó el revuelo y el ataque de nervios alrededor del hecho.

La policía de Roswell, que no tardó en publicar una foto de la casa de la joven e informar sobre el suceso para pedir "que nuestros pensamientos y oraciones estén con ellos", sigue investigando cómo ocurrió todo.

Anuncios

De momento no se sabe si fue un problema de salud, un intento de suicidio, o un escarceo ocasional con alguna droga demasiado potente para ella, pero la policía ha preferido no revelar en qué sentido avanzan sus líneas de investigación. El año pasado alguien hackeó la cuenta en Instagram de la joven y publicó una foto en la que se la ve fumando en una pipa de marihuana a la que acompañaba del siguiente texto:

"Puede que la foto sea inapropiada, pero quiero establecer una conexión con todos vosotros. No os preocupéis porque la foto no es reciente, pero quiero que me escuchéis. ¿Sabéis lo que siento? Me siento extraña porque ya no siento dolor".

La joven aclaró que la fotografía no la había compartido ella si no algún "enfermo" que quería dañar su imagen. La foto provocó mucho revuelo tanto en los medios como en la opinión pública, tanto porque hubo quienes no se creyeron la versión del hacker y apostaron por un momento de confusión de la joven en el que subió la foto creyendo que no iba a generar tales opiniones sobre ella, como por quienes le restaron importancia y se centraron en que lo "grave" era el hecho de que ella consumiese #Drogas tras lo que había visto en la vida de su madre.

Anuncios

Habrá que esperar unos días para que se disipen teorías, rumores y confusión y la policía haga oficial las conclusiones de sus investigaciones. Esperemos que la joven Bobbi de tan sólo 21 años, se recupere y el incidente no vaya acompañado de ninguna noticia grave sobre su salud física o emocional. #Famosos