Ocho de cada diez españoles (81,5 por ciento) afirman ser felices en su profesión. Según un estudio que ha elaborado la compañía de recursos humanos Adecco a más de dos mil personas en activo en toda España, se trata de un valor que ha crecido dos puntos más desde el año anterior y que se ha convertido en el porcentaje más elevado de los cuatro años que lleva realizándose.

Con estos datos podría traducirse que se está dando una mayor 'adoración' y/o 'apreciación' por la buscada y ansiada medida del esfuerzo que hace cualquier persona, o que el bienestar de los ocupados sube como la espuma.

Al margen de la conformidad respecto a la situación laboral de cada gremio, ¿quiénes disfrutan más con su #Trabajo en este país? Deportistas (98,90 por ciento), científicos e investigadores (95,45 por ciento) y maestros (95,15 por ciento) dicen ser quienes más felices se sienten con su carrera.

Anuncios
Anuncios

Les siguen los médicos, psicólogos (94,44 por ciento cada uno de ellos), periodistas (93,33 por ciento) y bomberos (92,11 por ciento), o lo que es lo mismo, profesionales con vocación, punto que cuenta bastante para alcanzar la felicidad laboral.

Estos resultados no difieren mucho de la idea que los españoles (trabajen o no trabajen) tienen sobre las 'profesiones más felices', especificadas en artistas y futbolistas. Carreras asociadas siempre a la fama y el 'glamour' e indiscutiblemente en las que la afición se puede convertir en un trabajo.

Sin embargo, como advierte esta encuesta, cada vez más la gente piensa que los fotógrafos, investigadores, funcionarios y cocineros son profesionales felices.

¿Y qué región alberga a más personas que sienten este privilegio? La Comunidad Foral: los trabajadores navarros son los más dichosos del país, como ha declarado el 95 por ciento de sus encuestados.

Anuncios

Le siguen Aragón, La Rioja, Asturias, Cantabria y País Vasco.

Los andaluces, castellano-manchegos, canarios, valencianos, catalanes y extremeños se sitúan (en este orden) en la mitad de la tabla, para dejar los últimos puestos a los madrileños, gallegos, baleares, castellano-leoneses y murcianos.

Una buena remuneración y la estabilidad son los factores que tanto hombres como mujeres en activo señalan claves para lograr este estado de ánimo en el trabajo.

Quienes tienen entre 55 y 65 años valoran por encima de todo la seguridad en el empleo, sin embargo las edades intermedias (35 a 44 años) priman la flexibilidad de la jornada laboral. Son los jóvenes que trabajan quienes destacan que lo más importante para ser feliz es realizarse personalmente en la profesión.

Toda esta valiosa información mana de todos aquellos que se encuentran ocupados, pero la historia es bastante distinta para los desempleados en búsqueda activa de trabajo (en todas las franjas de edad): los elementos fundamentales que advierten para esta dicha son tener trabajo y estabilidad laboral. Pues eso, la felicidad…de quienes trabajan.