Este 1 de febrero Mónaco celebró un cumpleaños muy especial: el de la Princesa Estefanía, la hermana del Príncipe Alberto. Su vida ha estado siempre rodeada de rebeldía, ya que ella siempre ha hecho todo lo que le gustaba, sin importarle su condición de princesa. Sus numerosos amantes, entre ellos 2 guardaespaldas y un domador de elefantes y sus pinitos como cantante o diseñadora de bañadores, son sólo algunos retazos de su vida que ahora parecen estar muy lejos. Hoy día con 50 años recién cumplidos se dedica a las obras sociales y al cuidado de sus hijos. ¿Qué sabes de la vida de Estefanía de Mónaco?

Los príncipes de Mónaco, Rainiero y Grace no se imaginaban que aquella niña nacida el 1 de febrero de 1965 les iba a dar tantos quebraderos de cabeza.

Anuncios
Anuncios

No le gustaban los actos oficiales a los que tenía que asistir junto a sus padres y a veces sacaba la lengua a los reporteros e incluso lloraba. Su primer amor fue Urbano Sforza, con el que empezó a conocer el mundillo de las discotecas, incluso se dijo que nuestro Miguel Bosé mantuvo un romance con ella. Sólo tenía 17 años cuando conoció a Paul Belmondo y durante un tiempo parecía que esta relación iba a llegar a buen puerto. Cuando falleció su madre, la inolvidable Grace Kelly, fue la persona que más le apoyó. Tras el accidente en el que murió su madre, ella quedó traumatizada porque iba junto a ella en el fatal desenlace.

Tras Paul Belmondo, llegó Anthony Delon y unos cuantos más. En esta época decidió comenzar una carrera profesional en la música y grabó un disco que la llevaría a recorrer muchos países.

Anuncios

No sólo tenía éxito con la música, también lanzó su propia colección de bañadores. En el año 91, mientras estaba en Mónaco comenzó su idilio con su guardaespaldas, Daniel Ducruet. Con él tuvo dos hijos: Louis y Pauline. Se casaron en el 95 con el consentimiento de Rainiero, pero este matrimonio acabó un año después, cuando se publicaron las escandalosas fotografías de Daniel junto con una bailarina en una piscina.

Tras el divorcio Estefanía comenzó un affaire con otro guardaespaldas y tuvo una hija con él, Camille. En el 2003 se casaba con un acróbata de circo, Adans Peres, pero esta relación tampoco funcionó. Tras la muerte de su padre en el 2005, decidió alejarse de la vida pública y sus apariciones son muy contadas. Todavía no ha encontrado estabilidad en el amor, pero el amor de sus hijos y el aprecio de todos los monegascos suple esta falta.