Se ha presentado el último estudio Guardería y familia correspondiente al año 2014. La empresa Edenred, creadora del Ticket guardería, lo viene haciendo desde el año 2008. Tratan de analizar cuestiones como el coste de las escuelas infantiles, cómo se concilia la vida laboral y familiar o el tiempo que pasan los niños en las guarderías.

De la encuesta se desprende que ahora los niños empiezan a ir a la guardería algo más tarde y continúan en ella durante menos tiempo. Se mantiene la media de edad para iniciar la asistencia entre los 6 y 24 meses, aunque por tercer año consecutivo disminuye el porcentaje de los que entra con menos de 6 meses.

Anuncios
Anuncios

Desciende también el tanto por ciento de niños que permanecen entre 11 y 12 meses y aumenta el de los que lo hacen durante 10 o menos.

Los padres ajustan al máximo el uso de este servicio probablemente debido a la crisis. Los niños pasan ahora menos horas al día en la guardería, entre 5 y 8 horas de media, y más del 40% de los padres deja a los niños a cargo de un familiar al salir de la misma.

En 2014 hay más padres que piensan que tienen el tiempo necesario para estar con sus hijos, aun así el 60% declara que no pueden dedicarse a sus hijos lo suficiente. En este sentido, el 63% de los hombres y el 73% de las mujeres dejarian el trabajo, si pudieran, para cuidar a sus hijos.

El criterio más valorado a la hora de seleccionar centro no es el precio. A la hora de elegir, el horario, las instalaciones, el nivel educativo y la alimentación son las cuestiones que preocupan a los padres.

Anuncios

El precio, a pesar de ser elevado - de 250 a 350 € al mes-, es un factor más secundario.

Después de años de caída, parece que por fin aumentan las ayudas oficiales. El 60% de los padres encuestados admite que la posibilidad de tener acceso a ayudas influiría a la hora de tener otro hijo.

Parece que seguimos sin comprender que para mejorar el equilibrio entre vida laboral y familiar hay que romper con la rigidez actual de los horarios laborales y facilitar el acceso a las costosas guarderías. Una buena política de apoyo a la familia debería ser una cuestión de estado y estar por encima de las siglas de los partidos que formen gobierno.