La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que anunció ayer que iba a tramitar la expulsión de los líderes de las principales bandas latinas, ha confirmado al día de hoy la anulación de los permisos de residencia y la retirada de nacionalidad, de 34 cabecillas. Estos, no podrán volver a España en mínimo cinco años.

Estos movimientos de bandas ha ido en aumento en los últimos años convirtiéndose cada vez más violentos. Tan solo en el 2013, fueron detenidos 165 integrantes de grupos violentos. El último hecho delictivo que se sepa, sucedió hace unos días en un bar de Vallecas en el que una decena de jovenes con machetes de grandes dimensiones se vieron involucrados. En este caso, fueron detenidos siete de los implicados.

También, Cifuentes junto con el Jefe Superior de Policía de Madrid. han dado a conocer la detención de 16 jovenes integrantes de estas bandas, protagonistas de varias reyertas en la capital, tras varias operaciones realizadas por la Policía, la Brigada Provincial de Información y de las comisarías de la región.

Este procedimiento fue ya anunciado por Cifuentes el pasado mes de junio. Procedimiento que lleva a la expulsión y el impedimento de regresar a España.

Las bandas más destacadas conocidas las integran los Latin Kings, los Ñetas, los Dominican Don't Play y los Forty Two. En total se calcula que los integrantes activos de estas bandas violentas no superan los 400 jovenes, a los que hay que sumar los seguidores o futuros aspirantes que se hayan en periodo de prueba antes de pertenecer oficialmente. Las edades que oscilan entre los integrantes, van de los 14 a los 23 años. Hay que añadir, que esta edad cada vez está bajando mas.

Estas bandas se hallan localizadas principalmente por las zonas de Usera, Carabanchel o Vallecas de la capital española y en las periferias como Leganés, Alcorcón o Fuenlabrada. Con esta nueva ley, se intenta erradicar las acciones violentas de estos grupos e intentar disuadir al resto de componentes.

#Sociedad Madrid

La base para poder expulsarlos del país radica en la revocación de la nacionalidad. Esta se puede solicitar si un inmigrante ya nacionalizado, se dedica a delinquir o interviene en actos dañinos para los intereses públicos. De momento Cifuentes ya ha ordenado expulsar a 34 cabecillas, que esperemos haga recapacitar al resto y así, poder librarnos de esta lacra de la sociedad.