El día 15 de enero, Silvia Fominaya puso una denuncia de malos tratos a su marido, en la misma resalta que no se trata de un episodio aislado. La modelo tiene 2 hijos de 7 y 8 años.

Silvia, acudió con su abogado a la comisaria para poner de manifiesto la situación en la que se encuentra con su todavía marido, Pablo Alfonso Gonzalez. La denuncia termino por producirse tras los sucesos acaecidos la noche anterior, en los que una vecina del matrimonio Gonzalez-Fominaya, llamó muy asustada al 091. Foninaya, al parecer, gritaba pidiendo auxilio y decía que la iba a matar su marido.La policía acude al domicilio y al entrar se encuentran con la modelo llena de golpes en cara y cuello completamente asustada.

Anuncios
Anuncios

Las fuerzas del orden se llevaron al marido y después de veinticuatro horas fue puesto a disposición judicial, en la denuncia Silvia quiso dejar claro que los malos tratos han sido continuados y vienen repitiéndose desde hace años. En estos días la actriz se ha encontrado en mejor estado y acompañada, tanto por sus amigos de Vigo, como por la familia de su todavía marido.

La modelo, quiere volver a la #Televisión, de donde se marchó hace años para tener una aparente vida tranquila y alejada del "circo" televisivo. Hace ya unos años era habitual verla en programas de telecinco como "Crónicas Marcianas" y en otras cadenas, mujer que era famosa por su carácter y temperamento. Desde el día de ayer se ha trasladado a Madrid, donde intentará volver a un medio que no le es ajeno.

Anuncios

Fominaya de 39 años tiene unos hijos por los que luchar y quiere proseguir con su vida, sin que sus ellos se vean afectados por los terribles acontecimientos que han ocurrido en el hogar Alonso/Fominaya.

Desde aquí, seguiremos muy atentamente, tanto la resolución judicial, como sus pasos en su regreso muy probable a la televisión o al mundo de la publicidad, donde era muy solicitada. La noticia ha sorprendido mucho a sus viejos conocidos en la televisión, ya que la veían feliz con su vida hogareña y familiar en Galicia, lejana al infierno que ha podido estar viviendo.